Una víctima que recibió un balazo permanece en 'estado vegetativo', dice la Policía Judicial

Por: Carlos Arguedas C. 5 agosto, 2016

Un menor de 16 años fue detenido este viernes en la madrugada en San Pedro de Pavas, San José, por disparar sin motivo alguno a los vehículos que circularan cerca de su casa.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó de que en un caso, ocurrido el 13 de mayo pasado, accionó una escopeta contra un automóvil. En esa ocasión hirió a dos hombres. Uno de ellos, de apellido Mayorga, permanece hospitalizado "en estado vegetativo" y otro de apellido Beita, fue herido por una esquirla en la espalda pero se recuperó.

Un tercer ocupante del carro, de apellido Torres, resultó ileso.

"Lo que dicen los testigos (...) es que en reiteradas ocasiones este menor cuando pasan las personas les dispara sin ninguna razón en especial. No es un asunto de venganza, no era un asunto de ajuste de cuentas, sencillamente pareciera como algo que acostumbra hacer", dijo Rosa Jiménez Vargas, jefe de la sección Penal Juvenil del OIJ, oficina encargada de la investigación.

El menor fue detenido en San Pedro de Pavas, San José.
El menor fue detenido en San Pedro de Pavas, San José.

La policía informó de que, además, al muchacho se le atribuyen asaltos a personas que se dirigen para sus trabajos, a quienes intimida con armas de fuego o armas blancas para despojarlas de billeteras, celulares y otras pertenencias.

Jiménez mencionó que incluso se le acusa de amenazar a una de las víctimas para que quitara la denuncia que interpuso ante la Policía Judicial.

Este adolescente actuaba en compañía de otro menor de 17 años, a quien también se pretendió capturar este viernes, pero que no pudo ser localizado.

Los hechos denunciados se presentaron desde finales del 2015 y hasta la actualidad. Se presume que los menores cometían las fechorías en las inmediaciones de la línea del tren a su paso por Metrópolis, San Pedro, Villa Esperanza y Rincón Grande, comunidades del distrito de Pavas.

Los agentes judiciales realizaron este viernes siete allanamientos. En la casa del menor de 16 años decomisaron un revólver calibre 38, el cual se encontraba cargado. También droga y objetos con denuncias por robo.

Las autoridades estiman que estos muchachos de 16 y 17 años forman parte de una pandilla que opera en el distrito de Pavas. "Es claro que los menores están siendo utilizados por las bandas para que ellos cometan los delitos más violentos o más graves", dijo Rosa Jiménez.

El detenido quedó a la orden de la Fiscalía Penal Juvenil. Se le atribuyen los delitos de robo agravado, intento de homicidio y amenazas agravadas.