Carlos Arguedas C.. Hace 6 días
En noviembre del 2018, agentes judiciales de San Ramón realizaron varios allanamientos para detener a los responsables de asesinar a Diego García. Foto: OIJ para LN
En noviembre del 2018, agentes judiciales de San Ramón realizaron varios allanamientos para detener a los responsables de asesinar a Diego García. Foto: OIJ para LN

El cuerpo del empresario upaleño José Alcides Morales López, de 54 años, apareció acribillado a balazos la mañana del 9 de octubre cerca del peaje de Naranjo, en Alajuela.

Este hombre, con antecedentes penales, dueño de cuatro vehículos e igual cantidad de fincas, fue citado por desconocidos al mencionado lugar, que es solitario. Dos motociclistas con cascos cerrados se le acercaron y le dispararon. Luego huyeron del lugar.

Este homicidio sirve de ejemplo para demostrar como la delincuencia está utilizando el occidente de Alajuela (incluye los cantones de Zarcero, San Ramón, Palmares, Naranjo, Valverde Vega y Grecia) para cometer homicidios y asaltos.

Pablo Calvo Salas, jefe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de San Ramón, dijo que se trata de hampones de otros lugares, principalmente del Área Metropolitana, que ven la zona de occidente como un lugar atractivo para perpetrar las fechorías.

La preocupación policial es que en estos cantones durante 2015 y 2016 solo hubo cuatro homicidios cada año. En el 2017 creció a ocho, pero el año anterior se disparó a 16 crímenes.

“Fue un año bastante difícil para una delegación mediana (...) solo el año pasado el 50% de los homicidios fue por ajuste de cuentas o sicariato en una zona donde no se estaba acostubrado a este tipo de situaciones”, manifestó el jefe del OIJ.

Calvo resaltó que a pesar de que este tipo de casos son de difícil resolución, durante el 2018 se tuvo un importante repunte en la resolución de casos. “El 85 % salió resuelto de manera positiva ya con detenidos y los otros se encuentran en investigación por buen camino”, precisó.

Homicidios entre 2015 y 2018
Homicidios entre 2015 y 2018
Motivo del traslado

Para las autoridades judiciales esa migración de delincuentes podría tener varias motivaciones.

Al ahondar en el tema, Pablo Calvo dijo: "Definitivamente es un migración que se da hacia estos cantones. En estos lugares no se realizan a diario megaoperativos que de una u otra forma hace sentir a la delincuencia acorralada y con facilidad se desplazan del Área Metropolitana.

“Por ejemplo, lo que tiene que ver con homicidios dolosos son bandas organizadas, que ven el occidente como un lugar atractivo para vivir. Muy atractivo para iniciar un mercado de microtráfico en lugares vírgenes. Para muestra el Gringo (Erwin Guido Toruño), siendo una persona que se manejaba en los barrios del sur de San José, se fue a esconder a Grecia, pasó a Naranjo, Palmares y es ahí donde eventualmente lo capturan, por decirlo de alguna manera, para entregarlo a otro grupo delictivo”, explicó.

Para el jefe policial, otro de los atractivos es que utilizan fincas, llamadas quintas, las cuales quedan aisladas de vecinos y tienen un difícil acceso pero a la vez cuentan con múltiples salidas, que los benefician, eventualmente, para el acarreo de drogas.

Recordó que en noviembre del año anterior, el OIJ de San Ramón desarticuló una banda de narcotraficantes, dedicados a producir marihuana hidropónica, que ordenó decapitar a uno de sus socios por disputas internas.

Este grupo tenía una quinta en la Cima de San Ramón, lugar en el cual cometieron el crimen, que fue en perjuicio de Diego Fernando García Lemus.

“Muchos de los homicidios se dan por efecto de ese asentamiento de organizaciones en estos cantones. Esta persona que decapitan (García Lemus) tiene su desenvolvimiento como persona en Goicoechea y lo llevan a aquel sitio (La Cima de San Ramón) porque ahí es el centro de operaciones de esa organización.

"Prefieren irse a lugares aislados, dejan la capital porque saben que en cualquier momento va a existir un operativo o presencia policial en carretera que los pueda detener, o al revisar el vehículo encontrar armas, drogas o personas privadas de libertad”, agregó Pablo Calvo.

Asaltos

El jefe de la oficina del OIJ de San Ramón, dijo que igual situación se está dando en los asaltos a comercios y robos a casas, que se dispararon desde finales del año pasado y han continuado este año.

Para las autoridades muchos de estos delitos también son cometidos por hampones que provienen de otros lugares y luego se devuelven a los lugares de origen.

Uno de los últimos hechos se dio este miércoles en la noche, cuando la Fuerza Pública detuvo a tres individuos, un adulto de 31 años y dos menores de 15 y 17 años, diez minutos después de que asaltaron una licorera en Buenos Aires de Palmares.

“Lastimosamente uno de los detenidos es un muchacho de 15 años, el otro de 17 que se hacían acompañar de un adulto de 31 que tiene antecedentes por robo, violencia doméstica y violación de domicilio.

Los dos menores son ticos y el adulto extranjero. Aunque son de la zona pues iban para Naranjo, no son personas que nacieron en estos cantones”, relató Juan Pablo Calvo.

El OIJ pidió a los pobladores de los seis cantones denunciar cuando son víctimas de un delito, pues eso ayuda a las autoridades para ubicar las bandas delictivas.

En el caso de los detenidos por el robo a la licorera, se presume que el martes en la noche habían asaltado una gasolinera en el centro de Palmares.

“Antier se da un asalto a una estación de servicio y no quisieron poner la denuncia porque lo único que se llevaron fueron ¢70.000. Estos sujetos al no tener denuncia asaltan al día siguiente otro establecimiento a 800 metros de distancia.

"Si la primera víctima hubiese denunciado y ofrecido un video, el OIJ puede tratar de ubicar a los sospechosos, pero como no hay nada, a la Policía se le complica atender la incidencia criminal. Luego de la detención de los tres sujetos, el dueño de la estación de servicio si va a presentar la denuncia”, concluyó Calvo.