PANI había dado a la sospechosa tareas de cuido de la menor y otro hermanito

Por: Carlos Láscarez S. 7 marzo, 2015

Una mujer de apellido Calderón, de 49 años, fue arrestada por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), como sospechosa de provocar la muerte de una niña de cuatro años que estaba bajo su cuidado.

La detención fue realizada por agentes de Homicidios el jueves pasado en la vivienda de la sospechosa, ubicada en barrio Nazareth, en Jericó de San Miguel de Desamparados.

La aprehensión de Calderón se produjo luego de que el OIJ conociera el resultado de la autopsia, que ratificó que la causa de muerte fue homicida, sin detallar cómo habría sucedido.

Unos cinco meses antes, tanto la menor fallecida, como su hermanito, que tenía en ese momento casi un año de edad, habían sido entregados por el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) a Calderón, quien los acogió bajo la figura de hogar solidario o sustituto.

La Policía confirmó que la mujer no tiene antecedentes.

Una agente de la sección de Homicidios trasladó a Calderón al vehículo del OIJ que la trasladaría a la Fiscalía. Ella figura como sospechosa del crimen de una niña de cuatro años que estaba bajo su cuido. | CORTESÍA OIJ
Una agente de la sección de Homicidios trasladó a Calderón al vehículo del OIJ que la trasladaría a la Fiscalía. Ella figura como sospechosa del crimen de una niña de cuatro años que estaba bajo su cuido. | CORTESÍA OIJ

Drama. El hecho se remonta a la madrugada del 19 de abril del 2014, cuando las autoridades recibieron la alerta sobre una niña muerta dentro de una vivienda.

La Cruz Roja se presentó al lugar. Luego, la entidad señaló que la pequeña había sufrido un paro cardiorrespiratorio. Los paramédicos citaron que la llamada de emergencia indicaba que había una niña con dolor en el pecho.

Sin embargo, Juan Carlos Arias, quien era subjefe regional de la Fuerza Pública de San José en ese momento, manifestó que la menor presentaba señales de desnutrición, algunos golpes y varias quemaduras.

Esto fue ratificado por el entonces director del Hospital de Niños, Rodolfo Hernández.

“Es necesario determinar las circunstancias en las que dicen que la pequeña se quemó. Los encargados fueron negligentes ya que no buscaron atención médica y están incumpliendo con los deberes de padres”, dijo Hernández dos días después del deceso.

Varios vecinos, entre ellos Olga Navarro, comentaron que los paramédicos habían intentado salvarle la vida a la chiquita con maniobras durante unos 45 minutos, sin lograrlo.