26 diciembre, 2009
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Orotina, Alajuela. Una mujer abortó un feto de 26 semanas (seis meses) y lo depositó, por la taza de un inodoro, en un tanque séptico, de donde la Policía recuperó partes de los restos humanos.

El caso lo descubrieron agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Alajuela y Orotina, poco después de que la madre fue el sábado anterior al Hospital Monseñor Sanabria, de Puntarenas, para recibir atención médica pues presentaba una hemorragia muy severa a través de la vagina.

En ese momento, los médicos determinaron que todos los síntomas eran los de un postparto provocado, por lo cual dieron aviso a las autoridades judiciales.

El OIJ informó de que en este asunto con anterioridad se recibieron informes confidenciales sobre un posible aborto en el cantón de Orotina, pero no habían logrado ubicar a los implicados.

Rastreo. Tras una entrevista con la mujer, de apellido Umaña, y su compañero apellidado Garro, ambos de 26 años y vecinos de Alajuelita, San José, los agentes comenzaron las averiguaciones y se dieron a la tarea de dar con el paradero del cuerpo de la víctima.

Con los datos iniciales conocieron que el feto fue depositado en un inodoro de la estación de servicio Los Reyes, en la ciudad de Orotina.

La Policía, en coordinación con el Ministerio Público, contrataron un camión recolector de aguas negras y comenzaron a vaciar el tanque séptico.

Con la finalidad de obtener algún rastro del feto empezaron a colar los desechos. Fue en ese momento cuando aparecieron algunas partes de los restos, informó la Policía Judicial.

Luego de que personal del Departamento de Medicina Legal del OIJ verificó que lo encontrado en el tanque eran restos humano se preparó para ayer la realización de un allanamiento y captura de un médico de apellido Vargas.

Presuntamente, este profesional habría facilitado el aborto.

El operativo lo realizaron agentes del OIJ a las 9 a. m. en la casa del sospechoso, sitas a un costado de las oficinas del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) en Orotina.

El médico, quien también labora para la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), fue trasladado a las oficinas de la Fiscalía de Atenas, donde al cierre de la presente edición era indagado.

No se pudo saber si la fiscalíasolicitaría prisión preventiva u otro tipo de medidas cautelares contra ese profesional.

Respecto a la pareja, se supo que fue indagada por la Fiscalía hace varios días y en aquel momento a ambos se les dejó en libertad.

Algunos vecinos del cantón de Orotina que se percataron de los hechos se mostraron muy indignados, principalmente, porque en el cantón, presuntamente, se le brindaron las facilidades a la pareja para realizar el aborto.