Hugo Solano C., Reiner Montero, corresponsal. 10 junio
El cuerpo de Herra fue levantado, avanzada la noche de este miércoles, por agentes del OIJ que lo trasladaron a la Medicatura Forense. Foto: Keyna Calderón
El cuerpo de Herra fue levantado, avanzada la noche de este miércoles, por agentes del OIJ que lo trasladaron a la Medicatura Forense. Foto: Keyna Calderón

Un peluquero de 30 años recibió, la noche de este miércoles, una ráfaga de disparos en varias partes del cuerpo en la entrada del negocio donde laboraba, ubicado en San Rafael de La Unión, Cartago,

La víctima fue identificada por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) como José Daniel Herra Solís, vecino de la misma localidad donde lo mataron.

Pistoleros a bordo de una moto realizaron los disparos a eso de las 6:30 p. m.

A la hora del ataque llovía levemente. Personas que transitaban por esa céntrica zona, cercana a la iglesia de San Rafael, escucharon los disparos y alertaron a las autoridades.

El OIJ no tiene claro el motivo del asesinato, pero por la cantidad de balazos y el hecho de que los pistoleros no se robaron nada, dicho cuerpo policial presume que se trataría de una venganza.

Expresidiario

Herra había sido sentenciado, en agosto del 2016, en el Tribunal de Juicio de Cartago por un robo agravado y por simulación de delito.

Luego de acogerse a un proceso abreviado, descontó tres años y cinco meses de prisión.

Así consta en la sentencia número 908-2016, la cual fue apelada por su abogado ante los Tribunales de Casación. Sin embargo, no logró su objetivo de anular el fallo o que, al menos, se le rebajara la pena.

El defensor alegó que hubo coacción psicológica contra su cliente porque, según señaló, la fiscala del Ministerio Público, “le propuso una pena muy elevada, amén del estado emocional en que se encontraba, para luego ofrecerle una sustancial rebaja, constituyendo una oferta nada despreciable, lo cual le llevó a aceptar un convenio inadecuado”, dice la resolución 2017-00996.

También argumentó que al momento del juicio, Herra no estaba en el uso de todas sus facultades por nerviosismo y consumo de drogas, así como tranquilizantes.

Pese a ello, los jueces declararon inadmisible el recurso de casación interpuesto y el hombre tuvo que cumplir lo dispuesto en la sentencia.

Por el homicidio del peluquero no hay personas detenidas, pero los agentes del OIJ ya comenzaron la revisión de videos de seguridad y otras pesquisas para tratar de dar con los responsables.

Otro baleado grave

A las 9:24 p. m. de este miércoles, un hombre identificado como Marlon Niño Montiel recibió tres balazos en el tórax mientras estaba en un bar de Batán, cantón de Matina, Limon.

Fue trasladado en condición crítica, primero a la clínica de Batán y luego al Hospital Tony Facio, bajo custodia policial, para prevenir que los gatilleros intentaran un nuevo ataque durante el traslado.

Los hechos ocurrieron dentro del bar La Espiga de Oro, ubicado 100 metros al este de la estación de bomberos de la localidad.

Según informes preliminares, dos hombres llegaron corriendo por la parte trasera del local y sin mediar palabra alguna le disparon a Niño dos veces en la espalda y una en el tórax.

Los gatilleros corrieron luego hasta el cruce de los bomberos, ingresaron a una propiedad paralela y huyeron por un terreno utilizado para la siembra de arroz, sin que hasta el momento hayan sido detenidos.

El motivo de la agresión a balazos está en investigación, pero las autoridades presumen que se debe a líos por territorios para la venta de drogas.