Por: Katherine Chaves R. 2 junio, 2017

Un juez le impuso medidas cautelares a la mamá de la bebé, de un año y diez meses, que fue asesinada a golpes el domingo en la urbanización Flor de Liz en Orotina, Alajuela.

Se trata de una mujer, de apellidos Alvarado Savala, de 22 años, a quien no se le había podido realizar la audiencia judicial en su contra porque dio a luz a un niño este martes en el Hospital San Rafael de Alajuela.

El Departamento de Prensa y Comunicación Organizacional del Poder Judicial informó de que el juzgador le ordenó firmar cada 15 días en la Fiscalía de Atenas, le puso un impedimento de salida del país y la obligó a mantener un domicilio fijo.

Meilin es madre de cinco bebés, la niña fallecida, un recién nacido y tres pequeños de 3, 5 y 6 años.
Meilin es madre de cinco bebés, la niña fallecida, un recién nacido y tres pequeños de 3, 5 y 6 años.

También le prohibió acercarse a víctimas y testigos del proceso, sobre todo debe mantenerse alejada de sus otros hijos menores de edad.

La mujer es madre de cinco niños: la niña fallecida, el bebé recién nacido y otros tres menores de 3, 5 y 6 años, que luego del incidente pasaron a un recurso familiar, según lo dispuso el Patronato Nacional de la Infancia (PANI).

En este caso también figura como imputado el padrastro de la menor, apellidado Lutas Lutas, de 29 años, a quien se le impusieron seis meses de prisión preventiva.

A ambos se les investiga por la presunta comisión del delito de homicidio calificado en perjuicio de la bebé.

Lamentable hecho

La muerte de la niña trascendió el domingo 28 de mayo, cuando la madre y el padrastro llegaron con la menor al Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas, pues no respiraba.

En esta casa ubicada en la urbanización Flor de Liz en Orotina, la cual fue allanada este martes, habitaba la pareja sospechosa de matar a la menor.
En esta casa ubicada en la urbanización Flor de Liz en Orotina, la cual fue allanada este martes, habitaba la pareja sospechosa de matar a la menor.

Los médicos indicaron que la menor, quien ingresó muerta al centro médico, presentaba marcas de golpes en diversas partes del cuerpo por lo cual dieron aviso al Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

La pareja fue detenida el lunes cuando acudió a la Medicatura Forense en San Joaquín de Flores, Heredia, para retirar el cuerpo de la bebé.

La captura procedió porque la autopsia determinó que la causa de muerte de la niña fue homicida. La víctima presentaba lesiones internas, hematomas intestinales, una fisura en el cráneo y fracturas en la octava y undécima costillas.

También se determinó que la niña presentaba rastros de una lesión anterior en el antebrazo derecho.