Eillyn Jiménez B., Andrés Garita, corresponsal GN. 30 enero
El crimen se registró en una vivienda de El Roble de Puntarenas, luego de que padre e hijo discutieran. Foto: Andrés Garita, corresponsal GN
El crimen se registró en una vivienda de El Roble de Puntarenas, luego de que padre e hijo discutieran. Foto: Andrés Garita, corresponsal GN

Una discusión entre padre e hijo dejó como saldo un fallecido y un herido este sábado por la tarde en la comunidad de Fiestas del Mar, en El Roble, Puntarenas.

La Cruz Roja recibió el reporte de los hechos a las 2:15 p. m. y, cuando los paramédicos llegaron al sitio, ubicaron dentro de una vivienda a dos hombres con múltiples heridas de arma blanca.

El mayor de ellos, identificado como Leonardo Alberto de Jesús Oconitrillo Delgado, presentaba varias puñaladas en el pecho, abdomen y espalda, y se encontraba sin vida cuando llegaron los paramédicos.

Por su parte, el joven, apellidado Oconitrillo Molina y de 28 años, fue trasladado al Hospital Monseñor Sanabria con una lesión en el hombro.

Según fuentes policiales que atendieron el caso, al parecer, el conflicto entre ambos se dio por temas relacionados con drogas. Sin embargo, agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) recopilan datos que permitan determinar con exactitud la dinámica de lo sucedido.

Oficiales de la Fuerza Pública se trasladaron al sitio para custodiar la escena.

“Se nos despacha para la atención de dos heridos de arma blanca. Al llegar al lugar se logra observar un joven herido y un hombre tendido en la sala de la vivienda, este último declarado sin signos de vida por miembros de la Cruz Roja.

“Nos informan que el fallecido es padre del joven, la escena e investigación queda a cargo del OIJ”, explicó Michael Fernández, jefe policial de la zona.

El cuerpo de Molina Delgado, de 51 años, fue levantado y trasladado a la Morgue Judicial, mientras que en el centro médico su hijo es acompañado por agentes judiciales.

La Fuerza Pública resguardó la escena del crimen. Foto: Andrés Garita, corresponsal GN
La Fuerza Pública resguardó la escena del crimen. Foto: Andrés Garita, corresponsal GN