Keyna Calderón. 17 marzo
El homicidio se produjo este domingo a las 00:42 a.m. en los Diques de San Nicolás de Cartago. Foto de Keyna Calderon
El homicidio se produjo este domingo a las 00:42 a.m. en los Diques de San Nicolás de Cartago. Foto de Keyna Calderon

El dueño de una casa donde se realizaba una fiesta murió luego de recibir dos balazos propinados por uno de los invitados a la actividad social.

El hecho sucedió a las 00:42 a.m. de este domingo, en un vivienda en los Diques, en San Nicolás de Cartago, confirmaron la Cruz Roja, la Fuerza Pública y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El fallecido fue identificado como Marcelo Rivas Duarte, de 34 años y de nacionalidad nicaragüense. Este hombre presentaba dos orificios de bala, uno en la cabeza y otro en el cuello, indicó la Policía Judicial.

En tanto el agresor quien está plenamente identificado se dio a la fuga y es buscado por las autoridades. De esta persona no se suministaron mayores detallles.

Erick Calderón, jefe regional de la Fuerza Pública en Cartago, dijo que la alerta sobre una situación irregular la recibieron poco antes de la 1.m. en la cual dada cuenta sobre una persona herida de bala.

"Se activa el protocolo para que Cruz Roja se presente a atender. Una vez en el lugar lo declaran fallecido con uno o más impactos de bala a la altura de la cabeza. Esto se dio en una casa tipo rancho (es de piso de tierra en muy malas condiciones) donde tenían una fiesta. Varias personas participaban de ella.

“Cuando llega la policía muchas personas estaban en estado de ebriedad. Al parecer el fallecido tuvo un disgusto con otro de los que estaban en la fiesta y según manifiestan testigos el agresor aprovechó para ir detrás de la víctima cuando iba al baño y ahí le disparó”, manifestó Calderón.

El jefe policial dijo que el agresor aunque vive a unos 300 metros de la casa donde sucedió el homicidio, todos en el vecindario lo conocen. “Fuimos a la casa de él pero no dimos con su paradero por lo que seguimos buscando” afirmó.

Testigos dijeron que el fallecido y el agresor eran amigos pero posiblemente producto del licor tuvieron un roce y el sospechoso decidió matar al dueño de la casa.

La Policía Judicial informó de que el fallecido no tenía antecedentes en nuestro país.