Carlos Arguedas C.. 23 junio, 2017

Un hombre asesinado de dos balazos en la cabeza el pasado jueves 15 de junio en la Bota de la Cuesta en Corredores, Puntarenas, era oriundo de Colombia y en el 2003 había sido condenado a 12 años de prisión por el delito de tráfico internacional de drogas.

El dato lo suministró este viernes el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), entidad que identificó al fallecido como Luis Alfredo Modera González, de 53 años. El fallecido era conocido como Miguel Morales Sanabria, según consta en el sentencia 2003-1042 de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia.

El cuerpo apareció a nueve metros de distancia de este carro, el cual quemaron. Eso fue en la Bota de La Cuesta.
El cuerpo apareció a nueve metros de distancia de este carro, el cual quemaron. Eso fue en la Bota de La Cuesta.

La víctima habitaba en Jardines, en Llorente de Tibás, en San José y entre otros oficios se dedicaba a manejar taxi.

En este caso había trascendido de que la víctima se había trasladado a la zona sur en busca de protección y que estaba hospedado en un conocido hotel en Paso Canoas, hasta donde llegaron a buscarlo. Empero, la Policía Judicial no se refirió a este aspecto al alegar que está en investigación.

El cuerpo apareció a nueve metros de un automóvil al cual le prendieron fuego. La Policía Judicial no respondió este viernes si el carro era de la víctima o de otra persona. La oficina de prensa de la entidad respondió que "eso también está en investigación".

El cuerpo de Modera lo localizaron a las 9:30 p. m. en una calle de lastre que es muy solitaria. Tenía las manos y los pies amarrados con gazas plásticas.

El día del asesinato, Wálter Espinoza Espinoza, director del OIJ, dijo que la manera en que fue asesinado este hombre es una modalidad que utilizan las agrupaciones del crimen organizado.

Asimismo, hizo ver de que inicialmente se presume que se trata de un ajuste de cuentas por asuntos relacionados con estupefacientes.

Respecto a la condena de 12 años, la había dictado el Tribunal de Juicio de Desamparados el 21 de mayo del 2003 y la pena ratificada por la Sala Tercera el 21 de noviembre del mismo año.

Modera fue condenado junto con otros cinco hombres. Al grupo se le atribuyó introducir, precisamente por La Cuesta en Corredores, cocaína en pequeñas cantidades que sería enviada a Estados Unidos. Los imputados fueron capturados durante allanamientos realizados en Desamparados, momento en el cual les decomisaron droga.