Crímenes

Hijo de adultos mayores llega a visitarlos y los halla fallecidos en Paso Canoas

Presentaban heridas con un tubo. Policía investiga el móvil

Un prestamista y su esposa fueron hallados sin vida en su casa en San Jorge de Paso Canoas, zona limítrofe con Panamá.

Fue Luis, uno de sus hijos quien los encontró sin vida, cuando llegó a dejarles unas verduras, a eso de las 9 a. m.

Las víctimas fueron identificadas como Mario González Vega, de 74 años y Gregoria González Valdez, de 71, quienes tenían más de 35 años de vivir a unos 150 metros del puesto policial de San Jorge. Actualmente, habitaban solos.

El jefe de Planes y Operaciones del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Michael Soto, explicó que el cuerpo de Mario González estaba en la sala y el de su esposa en la habitación principal.

Ambos presentaban golpes, al parecer propinados con un tubo, martillo o arma contusa, principalmente en la cabeza. En un inicio, se descarta que tengan heridas de arma blanca o de fuego.

"Impresiona el nivel de ira o violencia, puesto que tienen una cantidad importante de lesiones", expresó el jefe policial.

El móvil, sin embargo, es desconocido. En la casa había dinero, joyas, celulares y otros artículos de valor a los que los homicidas no le prestaron atención, por lo que, de manera, preliminar se presume que alguna venganza pudo mediar en el doble asesinato.

Soto confirmó que las puertas de la casa no presentaban signos de violencia, por lo que existe la posibilidad de que los responsables conocían a los adultos mayores.

Los agentes de Ciudad Neily piden a los lugareños avisar si vieron algún movimiento extraño o si oyeron algo. Al parecer ningún vecino escuchó nada anoche, ya que llovió muy fuerte.

La pareja tenía 27 años de casada. Ella era oriunda de Buenos Aires de Puntarenas y su esposo de San Ramón de Alajuela.

Yamileth Caballero, empleada doméstica de los fallecidos, dijo que tenía un año de trabajarles. "Yo no vivía con ellos, trabajaba dos días por semana. Hoy no me tocaba ir a trabajar", afirmó.

La mujer añadió que no sabía que tuvieses problemas con nadie, al igual que sus hijos.

"Don Mario era no vidente y se dedicaban a prestar dinero, actividad que realizaba doña Georgina. Ellos salían muy poco. Yo les hacía algunos mandados" acotó.

El OIJ se hizo cargo del levantamiento de los cuerpos. Se estima que la pareja tenía unas ocho horas de fallecida, ya que el lunes en la noche tuvieron comunicación con familiares.

Información actualizada a las 5:10 p. m. con datos del OIJ

Hugo Solano C.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.