Mujer sobrevivió al ataque porque se escondió en la parte trasera de la casa

Por: Carlos Láscarez S. 13 octubre, 2014

Carlos Láscarez S. y Carlos Hernández

Cutris (San Carlos). Un estudiante universitario, quien cursaba la carrera de Derecho en la sede de la Universidad de San José en Ciudad Quesada, fue asesinado ayer a balazos por un sujeto que luego le prendió fuego a la casa de la víctima.

El homicidio ocurrió alrededor de las 3 p. m., tres kilómetros al este de la Escuela de Chamorro de Cutris, carretera a Crucitas, en San Carlos.

El fallecido fue identificado como Diego Armando Saborío González, de 28 años, quien recibió varios impactos en el ataque de un hombre de tez morena, según el relato de una mujer que se escondió en la parte trasera de la vivienda.

La casa donde habitaba Diego Saborío fue muy dañada por el fuego que provocó su atacante. | CARLOS HERNÁNDEZ
La casa donde habitaba Diego Saborío fue muy dañada por el fuego que provocó su atacante. | CARLOS HERNÁNDEZ

Saborío, en apariencia, quedó a escasos metros de la puerta principal, donde fue alcanzado por el fuego. La sobreviviente, de 65 años, aseguró ante la Fuerza Pública y la Policía Judicial que de repente un hombre que portaba un arma larga –tipo rifle, escopeta o fusil– le disparó en el pecho a Saborío y luego provocó el incendio, el cual destruyó un vehículo tipo pick-up , un cuadraciclo y diverso mobiliario.

Trascendió que el gatillero sorprendió al estudiante universitario en el momento en que este pintaba los aros de un automóvil.

Presuntamente, el homicida habría escapado hacia un punto fronterizo con Nicaragua, por lo que la Policía emitió una alerta. Se cree que se internó en una zona montañosa de Crucitas o recorrió los 15 kilómetros hacia el río San Juan.

La vivienda donde ocurrió el asesinato se sitúa frente al aserradero de Miguel Saborío, padre del fallecido y quien fue regidor de la Municipalidad de San Carlos.

El comerciante Wálter Arce, vecino de Moravia de Cutris, poblado situado a 9 kilómetros de Chamorro de Cutris, dijo que a la 1 p. m. observó a Saborío pasar en un cuadraciclo hacia la finca.

“No conozco que él (Diego) tuviera problemas con alguien. Estamos sorprendidos y preocupados por lo ocurrido. No sabemos el móvil del asesinato”, expresó Arce.