Sujeto fue expulsado hacia El Salvador en setiembre del año pasado y tres días después ingresó a Costa Rica como turista

Por: Gustavo Fallas M. 3 abril, 2017
Oficiales del OIJ levantaron la mañana de este sábado el cuerpo de la mujer, de unos 35 años y lo remitieron a la Morgue Judicial.
Oficiales del OIJ levantaron la mañana de este sábado el cuerpo de la mujer, de unos 35 años y lo remitieron a la Morgue Judicial.

Un extranjero deportado por los Estados Unidos en setiembre del año pasado, y quien permanecía en condición irregular en Costa Rica, es el principal sospechoso de estrangular a una joven en un hotel de San José.

El hombre, un salvadoreño de apellidos Romero Robles, fue capturado por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) la tarde del domingo en las afueras de una vivienda en Alajuelita.

De acuerdo con Álvaro González, jefe de la sección de Homicidios del OIJ, hay prueba técnica y testimonial que lo liga con el homicidio de Raquel Guerrero Delgado, de 26 años, quien era vecina de San Antonio de Escazú.

La víctima fue hallada sin vida cerca de las 6 a. m. del sábado en una habitación del hotel Asia, ubicado en calle 11, entre avenidas central y primera, en San José.

La alerta la dieron empleados del establecimiento, luego de observar que el sujeto saliera del cuarto diciéndoles que la mujer se quedó bañando mientras él iba por comida. Sin embargo, no regresó.

"Los empleados del establecimiento notaron que el ahora imputado tardaba mucho en regresar y que la llave de la ducha de la habitación continuaba abierta, por lo que decidieron entrar y encontraron a la víctima sin vida", reportó la Fiscalía.

La mujer asesinada se encontraba sobre la cama cuando llegaron las autoridades, solo presentaba una lesión visible en su cuello, producto del estrangulamiento.

Ella y Romero ingresaron a eso de la 1 a. m. de ese día al Hotel Asia. Allegados a la víctima indicaron que ellos tenían una relación, aunque eso está bajo investigación, dijo González.

El funcionario indicó que tenían información de que el foráneo planeaba salir del país, por lo que procedieron con su detención.

Antecedente. Romero fue deportado desde Los Ángeles, Estados Unidos, a El Salvador, el 22 de setiembre del 2016, por permanecer en condición migratoria irregular. Tres días después, el 25 de setiembre, ingresó a suelo costarricense como turista, en un bus por la frontera con Nicaragua.

En Costa Rica también estaba en condición ilegal, pues el permiso para turistas es por un plazo máximo de 90 días.

A las 11 a. m. de este lunes, las autoridades judiciales allanaron la casa donde vivía el imputado. Allí encontraron un celular que, al parecer, pertenece a la joven asesinada.

El extranjero está bajo las órdenes de la Fiscalía. A él se le tomaron huellas dactilares para enviarlas a El Salvador y así verificar su identidad.

Paralelamente, el Juzgado Penal de San José realizará una audiencia en la que definirá las medidas cautelares que le impondrá al sospechoso. El Ministerio Público adelantó que pedirá seis meses de prisión preventiva.

La investigación continúa bajo el expediente 17-008776-042-PE.

Etiquetado como: