Hugo Solano C.. 27 junio
En este sitio de Rincón de Herrera, la Guácima, cayó sin vida Diego Vindas, de 32 años, quien fue baleado por un aparente lío de drogas. Foto: Shirley Vásquez.
En este sitio de Rincón de Herrera, la Guácima, cayó sin vida Diego Vindas, de 32 años, quien fue baleado por un aparente lío de drogas. Foto: Shirley Vásquez.

La muerte de Diego Andrés Vindas Vargas, de 32 años, ocurrida la noche de este miércoles en Rincón de Herrera, en la Guácima de Alajuela, es la quinta ocurrida en distritos del cantón central de esa provincia en un plazo de 10 días.

A Vindas lo ultimaron de un balazo en el pecho y su cuerpo fue hallado en la vía pública por vecinos que oyeron varias detonaciones y alertaron al sistema de emergencias 9-1-1. Se estima que el ataque ocurrió a eso de las 11:30 p. m. según el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

De los otros cuatro casos recientes, se desconoce la identidad y modo de muerte de un individuo que apareció el miércoles en el sector de El Coco, la Guácima, dentro de un carro BMW y con el 90% de su cuerpo quemado.

Los otros fallecidos este mes han sido Alex Alpízar, de 46 años, asesinado el domingo 16 con un objeto contuso y luego arrollado con un vehículo en San Isidro de Alajuela. Dos días después en el precario el Erizo mataron a Javier Bonilla Linarte, de 43 años, baleado cuatro veces en una riña.

La otra víctima reciente fue Johan Quintero Zamora, de 20 años, ultimado por dos sujetos en moto el domingo a pleno día frente al Megasúper de San Rafael. Tenía antecedentes por robo agravado y resistencia a la autoridad.

Sobre Vindas, trascendió que tenía antecedentes por robo agravado, daños agravados y portación ilegal de arma de fuego. La Policía no descarta que su muerte obedezca a líos por drogas.

El tiroteo comenzó en calle El Almendro, a unos 200 metros del sitio donde encontraron el cuerpo. Al parecer, tras recibir un impacto en el tórax, Vindas caminó en busca de ayuda, pero se desvaneció unos 50 metros al oeste del restaurante El Poró, en la entrada a calle Las Brisas.

De momento na hay personas detenidas y se desconoce la forma en que huyeron los asesinos.

Algunos vecinos, que por seguridad evitaron identificarse, dijeron que la lucha entre bandas por territorios para la venta de drogas podría ser la causa de este asesinato, así como otro ocurrido en San Rafael y el del hombre cuyo cuerpo apareció en un carro quemado el 26 de junio, en la Guácima.

Señalan como posibles responsables a un grupo que llegó meses atrás al precario alajuelense de Los Pinos, en la Guácima. Esa banda, supuestamente, migró de Pavas, San José.

Los agentes del OIJ realizaron una reinspección del sitio este jueves para buscar más indicios que les permitan determinar si hay relación con casos recientes.

Ajustes y riñas

Alajuela es la tercer provincia con más asesinatos en lo que va del año, solo precedida por San José y Limón.

En los 178 días transcurridos en este 2019, el OIJ registra un total de 251 asesinatos, de ellos 32 han ocurrido en Alajuela y obedecen mayoritariamente a venganzas, líos por drogas y riñas.

Sectores como San Rafael, el Coyol, la Guácima, el Erizo y Río Segundo son parte de los que registran casos homicidas, lo mismo que cantones como San Carlos, San Ramón y Orotina.

Buena parte de los fallecidos son personas con antecedentes policiales.

De igual manera, la mayoría de esos asesinatos se han cometido con armas de fuego.

Colaboró la corresponsal Shirley Vásquez.