Carlos Láscarez S.. 12 marzo

El propietario de un minisúper, quien horas antes había denunciado amenazas, fue asesinado de cinco balazos la noche de este martes fuera de su negocio.

El crimen se registró a eso de las 6:55 p.m. en la entrada principal del súper Económico, situado diagonal a la Iglesia católica en Villa Esperanza de Pavas.

Oficiales de la Fuerza Pública custodiaron la escena del crimen en espera de la llegada de los agentes judiciales. Foto Carlos Láscarez
Oficiales de la Fuerza Pública custodiaron la escena del crimen en espera de la llegada de los agentes judiciales. Foto Carlos Láscarez

El fallecido fue identificado por la Policía como Weixing Hu, de 48 años, quien contaba con residencia permanente, informaron las autoridades.

Steven Trejos Morales, subdirector regional de la Fuerza Pública de San José, manifestó que al negocio se presentaron dos hombres y una mujer, quienes abordaron al hombre, lo obligaron a salir del local y luego le dispararon.

“Él estaba solo en ese momento, ya que la familia estaba dentro. El negocio tiene portón eléctrico y cuenta con cámaras pero internas. Nunca se dijo que era un asalto. Salió a atender a las personas y de un pronto a otro se escucharon los disparos. No tenemos claridad sobre cómo escapan, ya que se dice que en un carro gris y otros dicen que a pie", explicó Trejos.

Sobre la versión de las amenazas, el jefe policial añadió que lo reportado en horas de la tarde fue una riña y un disturbio.

“Supuestamente, llegaron unas personas que le querían pegar; estamos recopilando toda esa información y testigos para presentarlos al Organismo de Investigación Judicial (OIJ). Teníamos un dispositivo policial muy cerca a 200 metros y no se ubicó un vehículo con esas características”, dijo Trejos.

De momento, la Fuerza Pública tiene a un individuo detenido, quien aparece en uno de los videos, pues éste aseguró que era un testigo y conocía con detalle lo ocurrido.

En la escena se recopilaron varios casquillos 9 milímetros, así como una pistola de ese mismo calibre. Se desconoce a quien pertenecía la misma.

Vecinos consultados aseguraron que el negocio tenía cerca de dos años de funcionar en el lugar.