Por: Hugo Solano, Marco Marín.   7 agosto
Ver más!

El guarda del condominio en el que vivía Rosemarie Bockhold Koopmann, una alemana de 81 años que fue asesinada el 20 de setiembre del 2017, facilitó el ingreso de los homicidas al complejo residencial, ubicado en Piedades de Santa Ana, San José, para que estos llegaran hasta la casa de la extranjera.

Así lo dio a conocer el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) este martes por la mañana, luego de dos allanamientos para detener a los sospechosos del crimen.

Las diligencias se realizaron en Carrizal de Alajuela y Vásquez de Coronado, San José, donde se detuvo a un sujeto de apellido Carmona Alvarado, de 45 años, y otro apellidado De La O Carmona, de 37, quienes ingresaron a la vivienda de Bockhold para sustraer dinero en efectivo y joyas.

Sin embargo, durante el atraco estos asfixiaron a la foránea, la envolvieron en una sábana y la metieron en la cajuela de un carro que luego apareció cerca del aeropuerto internacional Juan Santamaría, manifestó Eduardo Fallas, subjefe de la delegación regional de la Policía Judicial en Alajuela.

El funcionario aseguró que el día de los hechos el guarda, de 26 años y de apellidos Granados Sandí, permitió a los dos hombres ingresar al condominio, con la mampara de que se trataba de un servicio de taxi informal, que se dirigía a la vivienda de la alemana.

“El guarda tiene contacto con las personas que detuvimos hoy (martes), es la persona que da la voz de alerta sobre los movimientos en la casa”, afirmó Fallas.

Luego de forzar la puerta del apartamento, entraron y ahí surgió un forcejeo breve entre la extranjera y los antisociales, según determinó una unidad especial que analizó la escena del crimen.

Cuando el OIJ supo que el guarda estaba involucrado, analizaron las llamadas telefónicas que hacía y se verificó que sostenía comunicación con sus cómplices, por lo que se les pudo identificar.

Granados no fue detenido este martes porque está recluido en la cárcel de Liberia, donde descuenta prisión preventiva como sospechoso de participar en un robo de 17 armas de fuego de la delegación de Jicaral, en Lepanto de Puntarenas, el 2 de mayo del 2017.

Fallas agregó que en los allanamientos los agentes judiciales encontraron indicios que serán claves para la investigación que se sigue en contra de De La O, Alvarado y Granados. Los primeros dos no tenían antecedentes judiciales.

Rosemarie Bockhold vivió en Costa Rica durante más de 30 años y tenía la condición de residente.

Durante la investigación, el OIJ distribuyó un video donde se veía el carro de los asaltantes entrando al condominio, lo cual les permitió obtener información confidencial para decomisar el vehículo, que era usado como taxi informal.

La familia de la mujer asesinada se dedica a la siembra y procesamiento de café en Palmichal de Acosta, donde tienen un beneficio cafetalero.

El Ministerio Público informó de que pedirá seis meses de prisión preventiva contra De La O y Carmona por el homicidio, que se investiga bajo el expediente 17-004083-0057-PE.

El cuerpo lo dejaron en la cajuela de este Rav 4. Estaba envuelto en unas sábanas. Foto: Archivo

Colaboró la periodista Eillyn Jiménez B.

Información actualizada a las 2:16 p. m. con más datos brindados por la FIscalía.