Neyssa Calvo.   6 agosto

Un vigilante privado del puesto de lotería Paso de la Suerte, en Llorente de Tibás, mató de un balazo en la cabeza a un asaltante del local durante su persecución.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 7 p. m. de este domingo, cuando dos hombres llegaron a pie y encañonaron a la dependiente del negocio. Luego sustrajeron el dinero recolectado por la venta de día. Se desconoce el monto exacto.

Muere un hombre tras intentar robar un puesto de lotería, en Llorente de Tibás. Foto: Rafael Murillo.

En ese momento, un custodio aguardaba en un vehículo cerca del puesto. Al ser alertado de lo sucedido enfrentó a los delincuentes, quienes se dieron a la fuga por las calles aledañas al lugar.

El vigilante, cuya identidad no trascendió, los persiguió en su vehículo. Durante la persecución hubo una balacera entre el vigilante y los aparentes ladrones, a unos 500 metros desde el puesto de lotería.

Al llegar a una calle sin salida, uno de los presuntos ladrones cayó abatido por una bala que le impactó la cabeza, informó Rándall Picado, director regional de la Fuerza Pública de San José.

La víctima mortal fue identificada por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) como Tonys Enrique Guadamuz Guadamuz, nicaragüense de 44 años. Tenía antecedentes por robo agravado, hurto, falsedad ideológica, uso de documento falso y agresión con arma de fuego.

La Fuerza Pública acudió de inmediato y logró detener al segundo delincuente, en el lugar. Se trata de Juan Víctor Novoa Espinoza, de 29 años, con antecedentes por agresión con arma de fuego.

“Se recuperó todo el dinero sustraído. Además, se decomisaron las dos armas de los delincuentes, ambos vecinos de León XIII”, añadió el director regional.

A eso de las 8:30 p. m. se mantenían en el lugar autoridades de la Fuerza Pública y del Organismo de Investigación Judicial.

Asimismo, los vecinos no salían de su asombro e, incluso, hay quienes aseguraron que confundieron el sonido de los balazos con bombetas, pensando en alguna fiesta en los alrededores.

El OIJ decomisó en el sitio un revólver calibre 38, otra arma de fuego no letal y varios casquillos.

El custodio privado que repelió el asalto fue puesto a la orden de la Fiscalía, pero quedó en libertad.

Información actualizada el 6 de agosto por el periodista Hugo Solano con datos del OIJ.