Crímenes

Contadora bancaria no aparece

Familia espera lo peor

El paradero de Kattya Sevilla Muñoz, contadora del Banco Nacional, desaparecida desde el sábado anterior, sigue siendo un acertijo para las autoridades policiales, quienes no cuentan con ninguna pista que pueda esclarecer la situación.

Al tiempo que ayer el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) admitió carecer de indicios que puedan conducir a la localización de la mujer, el padrastro de esta, Hugo Arias, expresó pesimismo sobre el desenlace.

"Estamos a la espera de lo peor", manifestó. "La familia ha conversado sobre el tema y como ya han pasado tantos días, prácticamente nos encontramos resignados".

Sevilla Muñoz, de 29 años, se divorció recientemente y es madre de un niño de seis años y medio. No se sabe nada de ella desde el sábado en la madrugada, luego de haber estado varias horas en la discoteca Parthenón, en el Centro Comercial del Sur, en San José. Allí estuvo junto con dos amigos --a quienes recientemente conoció-- y su compañera de trabajo Noeli Zúñiga.

El automóvil en el que salió de su casa, en Pozos de Santa Ana, fue localizado abandonado el sábado a las 5:00 a.m. en el Bajo de los Ledezma.

La búsqueda de Kattya está a cargo de agentes de la sección de Delitos Varios del OIJ y por investigadores bancarios. También participa un detective privado.

Sin embargo, el gtan problema que afrontan es la ausencia de pistas que puedan arrojar luz sobre el paradero. "Es como si la tierra se la hubiera tragado", declaró Hugo Arias.

Regreso inconcluso

El OIJ, de acuerdo con una conversación que mantuvo --el jueves por la tarde-- el padrastro con el agente encargado del caso, aún no tiene claro qué pasó después que Kattya abandonó la discoteca para regresar a su casa.

A la policía judicial le han suministrado tres versiones de lo ocurrido después de las 2 a.m., cuando la mujer salió de Parthenón con destino, aparentemente, hacia su residencia en Pozos de Santa Ana.

De acuerdo con la primera, Kattya dejó la sala de fiestas, en el Centro Comercial del Sur, acompañada por Gina y Jeffry, los dos amigos a quienes recientemente había conocido. Tenía que recoger su auto, que lo había dejado en la casa de ellos, en Guadalupe de Goicoechea. Posteriormente regresaría a la discoteca por Noeli.

Ultima ropa con la cual fue vista: Vestido de villela de fondo negro con flores pequeñas y de múltiples colores. Escotado al frente y atrás. Por dentro llevaba una blusa negra de cuello de tortuga y mangas de tres cuartos. Calzaba zapatos negros y las medias eran del mismo color. Esa noche salió con un pequeño bolso beige con flores, dos cadenas de oro pequeñas y un reloj Citizen dorado.La otra señala que, una vez que recogiera su Toyota Corolla, modelo 1988, la mujer se dirigiría de inmediato a su vivienda pues estaba cansada.

La tercera apunta a que Jeffry, una vez en Guadalupe, vio cuando Kattya estaba por abordar el carro, mientras él entraba a su vivienda. Desde adentro, miró hacia afuera y ya no observó a la mujer ni al vehículo. Eran las 3:00 a.m.Aunque el viernes por la mañana la contadora había firmado su divorcio, esto no fue motivo para que sus familiares notaran algo extraño en su comportamiento.

El trámite lo hizo en compañía de su exmarido, Fulvio Fallas, quien no solamente la recogió en su casa, sino que luego salieron a almorzar, en compañía del hijo de ambos.

"Se le veía tranquila y los únicos planes que tenía previstos para el sábado era volver a salir a almorzar con Fulvio", recordó su padrastro.

Jefe la percibía distraída

El temperamento de Kattya Sevilla Muñoz aparentemente había cambiado en los últimos tres meses; se le observaba más reflexiva que nunca y quizá hasta un poco distraída.

Esta es la impresión que dio ayer Guillermo Cerdas Rivera, su jefe inmediato y director de Contabilidad del Area Internacional del Banco Nacional de Costa Rica.

El funcionario --no obstante-- se apresuró a aclarar que eso no significa que hubiera descuidado sus labores. "Kattya siempre se ha caracterizado por ser una profesional responsable".

"El criterio que existe, al parecer, es que algunos trastornos personales que desembocaron en su reciente divorcio, le habrían afectado anímicamente", comentó Cerdas Rivera.

Sevilla Muñoz, agregó, es una persona puntual, ordenada, que gusta interactuar con los compañeros de oficina cuando realizan actividades sociales.

"No acostumbra, como quizá otras mujeres sí lo hacen, a vestirse de manera extravagante. Todo lo contrario, siempre luce sobria y elegante, de conformidad con sus posibilidades económicas", manifestó su jefe.

Tras la repentina desaparición, el ambiente en la oficina es tenso, preocupante, indicó. "Todos estamos a la espera de que pronto aparezca porque se trata de una compañera muy apreciada", expresó Cerdas.

La última vez que la vio fue el jueves de la semana anterior cuando le solicitó que le autorizara el día siguiente libre, porque debía atender "diligencias muy importantes".

Inclinación por el baile

Kattya, durante los últimos tres meses, se ha mostrado asidua a la diversión durante parte del fin de semana, recordó ayer su hermana Wendy en su casa de habitación, en Pozos de Santa Ana.

Es por esa razón que la noche en que desapareció había estado en la discoteca Parthenón, en el Centro Comercial del Sur.

"Yo fui la que le mencioné la existencia de ese lugar. Sin embargo, nunca la acompañé", comentó.

Para Wendy, su hermana es poseedora "de un carácter muy fuerte, poco cariñosa y algo estresada porque no le gusta hacer deporte. Además, es aficionada a la televisión y a dormir".

Kattya es producto de un hogar de clase media alta donde su padrastro --Hugo Arias-- mantiene el control de una familia que vive del comercio. Las entradas económicas provienen, fundamentalmente, de una fábrica de candelas y del negocio de bienes raíces.

Ficha personal

Nombre completo: Kattya Sevilla Muñoz.

Lugar y fecha de nacimiento: Hospital Central (hoy conocido como Calderón Guardia), San José el 12 de setiembre de 1966.

Estado civil: Divorciada. Es madre de un niño de seis años y medio.

Nombre de los padres: Roberto Sevilla Solano y Grace Muñoz Guzmán

Enseñanza primaria: Escuela República de Argentina, barrio México.

Estudios secundarios: Liceo de San José, barrio México.

Otros estudios: Obtuvo el título de secretariado ejecutivo. Asimismo, un diplomado en contabilidad del Instituto Técnico de Estudios Avanzados (ITEA).

Profesión: Contadora, asociada al Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica.

Centro de trabajo: Labora en el Banco Nacional de Costa Rica desde octubre de 1987. Primero, y por espacio de cuatro años, en el Archivo de Cheques y a partir de 1991, y hasta la actualidad, en el Area Internacional.