Crímenes

Chancero asesinado en Tibás se dirigía a cambiar premio de tiempos que ganó con el 53 que era su edad

Asaltantes le propinaron cuatro balazos, tres en la espalda y uno en el tórax, para arrebatarle un bolso

El chancero que este jueves fue asesinado en un asalto en el centro Tibás, San José, se dirigía a un puesto de lotería a cambiar un premio, pues en el sorteo de tiempos del mediodía, pegó con el número 53, precisamente su edad.

Manuel Antonio Pérez Ramírez, más conocido como Toñito, era vecino de la Ciudadela León XIII, en el mismo cantón josefino, cuyas calles recorría para vender chances y lotería.

“Se dedicaba a ruletear. Él caminaba aquí por las calles de Tibás. Estaba por el parque o la iglesia. Se venía aquí (por el bar Jaque Mate unos 300 metros al este del parque) y así. Luego cuando se cansaba devolvía al parque. Así se la jugaba”, narró Arturo Bolaños Alvarez, otro chancero tibaseño.

A Pérez lo asesinaron el jueves 25 de julio a la 1:47 p. m., 100 metros al oeste del bar Jaque Mate. Dos individuos que bajaron de un vehículo (inicialmente se dijo que viajaban en moto) lo interceptaron cuando caminaba de la iglesia de San Juan de Tibás hacia el este.

Los hampones lo amenazaron con un arma de fuego, por lo que el chancero se devolvió en un intento de escapar. No obstante, en ese momento, uno de los sujetos le disparó.

La víctima recibió cuatro impactos de bala. Tenía tres en la espalda y uno en el tórax, dijo José Eduardo Flores, analista criminal de la Oficina de Planes y Operaciones (OPO) del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Cuando la víctima cayó sobre la vía, uno de los homicidas se le acercó y le arrebató un bolso, en el cual se presume llevaba lotería y dinero en efectivo. Empero, Flores señaló que por el momento se desconoce qué le robaron.

Los agresores huyeron en el automóvil que estaba estacionado a unos diez metros de distancia del sitio del ataque.

Primer asalto

Personas que conocían a Toñito dijeron que tenía más de 30 años de dedicarse a la venta de lotería en San Juan de Tibás.

Él no tenía cuota de lotería de la Junta de Protección Social (JPS) sino que era su esposa y ella le suministraba los billetes para que los vendiera.

“Desde hace días estaba jugando el 53 porque es la edad que tenía y este jueves lo pegó en los tiempos del mediodía. Iba a cambiarlo aquí en el puesto que está a la vuelta (unos 150 metros del sitio donde la asesinaron). No sé cuánto pegó, pero serían mil, no sé”, dijo Arturo Bolaños.

Este chancero a quien han asalto en tres ocasiones, dijo que en una ocasión conversó con Toñito y le preguntó qué haría si lo llegaban a asaltar, pues nunca le había ocurrido.

“'Si me asaltan. Me tienen que matar’, me dijo. Le dije: ‘no, no. Ellos lo que andan buscando es el efectivo (...). A mí me han asaltado tres veces y vea aquí estoy vivo. Es duro repornerse después de un asalto, pero tiene uno vida’”, recordó Bolaños.

Manuel Antonio Pérez, cumplió 53 años en mayo pasado. Era casado pero no tuvo hijos, aunque se encargó de sacar adelante a más de 10 sobrinos a quien todos los días enviaba mensajes por WhatsApp, para saber cómo estaban, relató Danixa Forester Sánchez, una de sus parientes.

“Él nos vio (crió) a nosotras. Era como un papá. El asumió la responsabilidad que nunca tuvo papá. No sé por qué le hicieron eso. Él no le hacía daño a nadie”, indicó Forester.

Carlos Arguedas C.

Carlos Arguedas C.

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.