Katherine Chaves R., Réiner Montero. 29 octubre, 2019
El miércoles de la semana pasada, la banda cortó con acetileno la puerta de la bóveda de seguridad de la agencia de Coopealianza en Guápiles, Limón. Foto: Réiner Montero
El miércoles de la semana pasada, la banda cortó con acetileno la puerta de la bóveda de seguridad de la agencia de Coopealianza en Guápiles, Limón. Foto: Réiner Montero

La conocida ‘banda del acetileno’ volvió a atacar tan solo cinco días después de su último asalto. Esta vez, su blanco fue una gasolinera en Horquetas de Sarapiquí, en Heredia.

El hecho ocurrió la madrugada de este lunes, sin embargo trascendió hasta este martes.

Según la información recabada por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), tanto los pisteros como el guarda de seguridad escucharon ruidos en el techo, pero no les prestaron atención.

Minutos después, el personal de la gasolinera logró ver a dos sujetos que escapaban del lugar por la parte trasera.

Al observar esa situación, hicieron una revisión de la estación y observaron que los asaltantes habían cortado láminas del techo para poder llegar a la oficina, en la que estaba el dinero recolectado por las ventas.

La empresa calcula que el robo asciende los ¢19 millones, efectivo que, según dijeron, estaba guardado en una pequeña caja plástica.

De la información recabada en primera instancia, se desprende que, aunque solo se observan a dos sujetos en los videos de seguridad, se presume que más asaltantes participaron en el hecho.

Este atraco ocurrió cinco días después de que esta misma banda intentara asaltar la agencia de Coopealianza en Guápiles, Limón.

Tal hecho ocurrió, a eso de las 5:10 a. m., del miércoles de la semana pasada.

Según versión de las autoridades, a esa hora, la Policía fue alertada por el sistema de monitoreo de cámaras de seguridad de la cooperativa. En el reporte se indicó sobre la presencia de varios hombres dentro de las instalaciones.

Se observaba cómo intentaban destruir, con equipo de acetileno, la caja de seguridad donde se guarda el dinero.

Inmediatamente después, los oficiales coordinaron el traslado al sitio. No obstante, en la grabación se observa que uno de los asaltantes recibió una llamada de alertarla sobre la presencia policial, por lo que decidieron huir del sitio.

Cuando los oficiales ingresaron a la sucursal, se percataron de que la puerta de la caja de seguridad fue cortada en poco menos de un 50%.