Carlos Láscarez S.. 3 octubre, 2017

Una balacera ocurrida la noche de este martes, dentro del cementerio de Roxana de Guápiles, dejó como saldo un fallecido y tres heridos, uno de ellos de gravedad, confirmó la Policía.

El hecho ocurrió a las 7 p.m. en el momento en que familiares y amigos sepultaban a Royner Jiménez Porras (37), cuyo cuerpo apareció el domingo en Horquetas de Sarapiquí, específicamente a 150 metros del puesto policial.

El ataque causó gran asombro entre los vecinos, ya que en la escena quedaron varios casquillos, los cuales custodió la Fuerza Pública.
El ataque causó gran asombro entre los vecinos, ya que en la escena quedaron varios casquillos, los cuales custodió la Fuerza Pública.

Trascendió que los gatilleros llegaron al entierro con la intención de disparar contra uno de los presentes, versión que es investigada por la Policía Judicial.

En apariencia Barrientos, quien era oriundo de La Roxana de Pococí, sufrió un accidente en el momento en que viajaba en una motocicleta.

La víctima fue identificada de manera preliminar como de apellido Solano, conocido como Chino, quien fue trasladado en un vehículo particular hasta el hospital de Guápiles, donde falleció.

De los otros tres heridos, los cuales fueron trasladados por la Cruz Roja al centro médico, se conoció que uno identificado solo como Errol tenía un disparo en la cabeza.

No fue posible conocer las heridas que presentaban los otros.

En el centro médico las autoridades decidieron evacuar la sección de Emergencias para atender a los heridos, mientras oficiales de la Fuerza Pública resguardaron el sitio.

En Alajuela también. Una situación similar ocurrió la tarde de este martes en el cementerio de Carrillos Bajos en Poás de Alajuela, luego de que una mujer que asistía a un entierro resultó con un rozón de bala en el cuello.

La mujer herida fue identificada como Lissette Gamboa Pereira, de 30 años, quien fue trasladada en condición estable al Hospital San Rafael de Alajuela por socorristas de la Cruz Roja.

El hecho ocurrió a las 2 p. m., en la carretera que comunica Sabanilla con Poás de Alajuela, en el momento en que sepultaban a un hombre de apellido Alvarado, de 29 años, conocido como Diablo, quien fue baleado el 23 de setiembre en la vía que comunica Sabanilla con Poás de Alajuela.

Alvarado fue impactado en el cuello y la espalda, por lo que permaneció hospitalizado seis días en el Hospital México, hasta que por complicaciones falleció.

En esa ocasión falleció Rudi Steven Ortega Guzmán (30). Los agresores viajaban en la parte trasera del carro y, por motivos que se desconocen, dispararon en reiteradas ocasiones contra el conductor y su acompañante.