OIJ investiga uso de fusiles de asalto en ambas escenas

Por: Hugo Solano 11 diciembre, 2017

Dos balaceras ocurridas el fin de semana, que cobraron la vida de cinco hombres, tienen similitudes entre sí, aunque las autoridades no se atreven a afirmar que estén relacionadas.

Las víctimas, de entre 23 y 29 años, fallecieron en hechos perpetrados en un lapso de 24 horas en San José centro y en Pavas.

Uno de los fallecidos el domingo quedó dentro del bar Nuevo Paveño y otros dos en las afueras. También resultaron heridas ocho personas más. Foto Adrián Soto.
Uno de los fallecidos el domingo quedó dentro del bar Nuevo Paveño y otros dos en las afueras. También resultaron heridas ocho personas más. Foto Adrián Soto.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) confirma que hubo ensañamiento contra las víctimas y estima que en ambas escenas pudo mediar un ajuste de cuentas. Para perpetrar los crímenes, los asesinos utilizaron armas pequeñas, de calibre 9 mm, aunque se trata de confirmar si también recurrieron a un fusil de asalto.

En el barrio chino de San José, cerca del edificio de Acueductos y Alcantarillados, en avenida 10, acribillaron el sábado en la madrugada a Emerson Luis Barrantes Ramírez, de 28 años, quien estaba en el asiento del acompañante de un vehículo Honda. Al volante estaba Michael Jaén Ruiz, de 23 años, los dos fallecieron en centros médicos de la capital.

Ambos habían salido de un bar y abordaron el carro en el que esperaban a una tercera persona con la intención de ir a otro local de venta de licores. Durante ese lapso de tiempo, llegó un automóvil claro del cual se bajaron dos individuos, que se fueron uno a cada lado del Honda y abrieron fuego de manera simultánea contra los dos ocupantes.

De acuerdo con Álvaro González, jefe de la sección de Homicidios del OIJ, en el sitio encontraron 35 casquillos de arma calibre 9 mm.

Afirmó que, al parecer, los asesinos también usaron un fusil de asalto con selector automático, ya que los testigos escucharon ráfagas de disparos.

Los fallecidos tenían todas sus pertenencias, por lo que se descarta el robo como motivo del crimen y se habla de un ajuste de cuentas, pero aún se desconoce si fue por drogas o líos personales.

González detalló que Barrantes tenía antecedentes por robo agravado y portación ilegal de arma, así como tentativa de homicidio. Su cuerpo presentaba tres balazos en la cabeza, el tórax y los brazos. Era soltero, vecino de Hatillo 8 y padre de dos menores.

Jaén, en cambio, no tenía antecedentes, era soltero, sin hijos y oriundo de Liberia. Hasta hace poco tiempo fue vecino de Santa Cecilia de La Cruz, Guanacaste, pero ahora vivía en barrio Cuba.

Presentaba los impactos en la cabeza y brazos. Aunque recibió maniobras cardiovasculares en el centro médico, no fue posible salvarlo.

Todavía el OIJ no tiene clara la relación entre ambos fallecidos.

Triple homicidio y ocho heridos

En el caso de Pavas, ocurrido la madrugada del domingo, la Policía Judicial registra un modo de operar parecido.

Dos sujetos se bajaron de un automóvil oscuro y abrieron fuego contra un grupo de personas que estaba en una de las mesas del bar El Nuevo Paveño.

Aunque Brayan Alvarez Alvarez se levantó de la silla y trató de huir por una de las puertas, fue perseguido y lo balearon cerca de la entrada del establecimiento.

Este muchacho, de 24 años, era oriundo de Alajuela, vecino de Cañas, Guanacaste, soltero y sin hijos.

El OIJ confirmó que Alvarez tenía antecedentes por portación ilegal de arma de fuego.

En la cuneta quedaron los cuerpos de Jairo Quesada Solano, de 27 años, con antecedentes por hurto y Greivin Bermúdez Rodríguez, de 29 años y sin historial delictivo.

Contra los tres hubo ensañamiento, ya que tienen multiples impactos en cabeza y tórax.

En la escena el OIJ encontró 33 casquillos de calibre 9 mm.

En el bar resultaron heridos en las piernas otros seis hombres adultos, lo mismo que un menor y una mujer; todos eran clientes, se encuentran estables y serán entrevistados por los agentes del OIJ.

Antes de los disparos, en el establecimiento se había suscitado una discusión y forcejeo, luego de que varios hombres lanzaron improperios contra una mujer. Esta situación obligó al dueño del bar a intervenir y hacer un llamado a la calma, por lo que algunos de los presentes se fueron del sitio.

Sin embargo, unos 25 minutos después llegó un automóvil oscuro, de cuatro puertas, se bajaron dos personas con pañuelos a la mitad de su rostro y dispararon.

Los casquillos recogidos en el bar y en las afueras son de calibre 9 mm, similares a los del caso del barrio chino. Aquí los testigos también escucharon ráfagas, lo que hace suponer a la Policía que fue usado un fusil de asalto.

Dos de los tres muertos son de Bribrí y el otro es de Metrópoli, ambas localidades de Pavas. Se desconoce la relación entre ellos.

El único con oficio era Greivin Bermúdez, quien nació en Liberia, Guanacaste, vivía en Pavas y laboraba como técnico en refrigeración. Era soltero y padre de un hijo de seis años.

“Si fue por alguna discusión que se dio dentro del bar, creo que hubo algún tipo de ensañamiento y no podemos descartar algún ajuste de cuentas. Tienen su billetera, su dinero e incluso cadenas y anillos”, dijo el jefe policial.

Añadió que se trabaja con testimonios y cámaras cercanas, para sustentar la hipótesis.

Por ahora, los investigadores dicen que son personas de diferentes zonas geográficas y, pese a las similitudes en el modo de operar y el calibre de las armas, no establecen todavía una relación directa entre ambos casos.

Zona caliente

La Policía investiga si el triple homicidio en Pavas tiene que ver con otros sucesos ocurridos recientemente en esa zona, como el del 28 de noviembre, cuando asesinaron a Elvin Paniagua Bonilla, de 28 años, o con la muerte de Jonathan Brenes Esquivel, de 32 años, ocurrida el 7 de noviembre en Rincón Grande de Pavas.

En ese mismo distrito josefino, dos mujeres fueron baleadas por sujetos en moto la noche del viernes. El ataque ocurrió a las 8 p. m. sobre la vía pública, 200 metros al oeste de la Embajada Americana, , cuando ellas viajaban a bordo de un vehículo.

Al menos diez balazos recibió el carro en que iban dos mujeres que resultaron heridas la noche del viernes en Pavas.
Al menos diez balazos recibió el carro en que iban dos mujeres que resultaron heridas la noche del viernes en Pavas.

Esa noche, una de las afectadas resultó herida en la espalda, mientras que la otra, a quien llevaron en un carro hasta la estación de bomberos de Pavas, fue baleada en el tórax, el muslo izquierdo y los brazos.

El OIJ espera para este 2017 que las cifras de asesinatos sean muy similares a las del año pasado. En el 2016 hubo 578 homicidios en total, mientras que este año ya se registran 561, a falta de 20 días para que concluya diciembre.

Etiquetado como: