Marco Marín. 27 septiembre, 2018
El ataque se registró a las 8:59 p. m., 175 metros sur del Liceo de Coronado, informó la Cruz Roja. Sucedió menos de 24 horas después de un triple homicidio que ocurrió a 200 metros del lugar. Foto: Rafael Murillo.

Un empresario, de 68 años, identificado como Óscar Hernández Abarca, fue acribillado dentro de un vehículo la noche de este miércoles en Ipís de Goicoechea, San José.

Los ocupantes de dos motocicletas lo interceptaron a las 8:20 p. m., cuando se desplazaba por los alrededores del residencial La Floresta y allí lo atacaron. Según el reporte del Organismo de Investigación Judicial, los responsables dispararon en más de 30 oportunidades.

Este hecho ocurre nueve meses después de que su hija Meyboll Hernández Alvarado, su yerno Jecsinior Arroyo Rivera, junto con una tercera víctima fueran asesinados, también a balazos, el 15 de diciembre en Coronado.

De momento, las autoridades no se atreven a vincular ambos ataques, tampoco confirmaron que exista relación con la matanza de tres jóvenes, que murieron este martes en residencial La Floresta.

“Tenemos que un sujeto es interceptado por dos o tres motocicletas, las cuales disparan en múltiples ocasiones provocándole la muerte. Al cuerpo se le ubican, de momento, cuatro orificios de arma de fuego. Tiene orificios a nivel de cara, de cuello y a nivel de espalda. También presenta una fractura a nivel de cráneo. Dentro del escenario del delito se recolectaron más de 30 elementos balísticos”, declaró Christian Montenegro, subjefe del Departamento de Investigaciones Criminales del OIJ.

Sin embargo, las agentes desconocen las circunstancias que propiciaron el ataque y aún no hay sospechosos arrestados.

Montenegro agregó que Hernández Abarca, quien figura por presidente en dos sociedades anónimas, no cuenta con antecedentes judiciales, ni ha sido investigado por nexos dudosos. Tampoco se tiene reporte de que fuera objeto de amenazas en los últimos meses.

Trágica pérdida

El 15 de diciembre del 2017 Meyboll Hernández Alvarado, de 20 años, Jecsinior Arroyo Rivera, de 28 años y Juan Rafael Sánchez Céspedes, de 23, fueron asesinados a balazos diagonal a la terminal de buses de Coronado.

Ella tenía impactos de bala en el rostro y el dorso, mientras que Arroyo fue baleado cinco veces en la espalda y tenía dos orificios en el pecho. En tanto, Sánchez presentaba los heridas en el lado izquierdo del pecho y la ingle.

Montenegro declaró que este crimen podría estar relacionado con narcotráfico; sin embargo, declinó brindar mayores detalles para no entorpecer la investigación que sigue abierta. Además, reiteró que no hay elementos para relacionarlo con la muerte Óscar Hernández.

“Tenemos dos investigaciones por separado. Ahorita sería muy aventurado detallar que tengan relación o no tengan relación los dos eventos como tal. Tenemos que esperar el avance de la investigación”, aseguró el subjefe.

Familia diezmada

Según el Registro Nacional, Óscar Hernández Abarca procreó cuatro hijos, producto de dos matrimonios.

De su segunda relación nacieron tres hijos. Además de Meyboll, el fallecido de este miércoles era padre de Óscar Hernández Alvarado y Bryan Josué Hernández Alvarado, de 26 años.

Los datos oficiales dan cuenta que Óscar Hernández hijo falleció el 14 de agosto del 2013; mientras que Bryan Josué fue sentenciado el 27 de abril del 2015 a 3 años y 8 meses de prisión por robo agravado. Actualmente descuenta sentencia en el Centro de Atención Integral de Pococí.

Por su parte, el padre aparece como presidente de dos sociedades anónimas. La primera se llama Meyboll Hernández Brenes S. A. y cuenta con un vehículo y una propiedad registradas.

La segunda responde al nombre de 3-101-758613 Sociedad Anónima y también tiene un vehículo inscrito.

A estos registros, se suman cuatro vehículos livianos y una moto, todos propiedad de Hernández.

El crimen de este miércoles sucedió menos de 24 horas después de un triple homicidio que ocurrió a 200 metros del lugar.

Este martes tres jóvenes, todos menores de 21 años, fueron asesinados a balazos frente al salón comunal de urbanización La Floresta, en barrio Nazareno de Ipís.

La balacera se produjo cuando varios individuos dispararon en múltiples ocasiones, por los costados y el frente, contra los tres muchachos, quienes estaban a bordo de un automóvil.

Con respecto a este caso, el OIJ informó de que los fallecidos presentaban más de 20 heridas de bala y en la escena del crimen se recolectaron más de 30 casquillos.

La Policía Judicial estima que la muerte de estos tres jóvenes sería producto de la lucha por controlar territorios para la venta de drogas.

Hasta el mediodía de este miércoles 26 de setiembre, el OIJ contabilizaba 439 homicidios en todo el país. El año anterior a este misma fecha se registraba una cantidad igual de crímenes.