Eillyn Jiménez B., Vanessa Loaiza N.. 1 junio
El debate se realizará en el Tribunal Penal de Alajuela del 8 al 12 de junio. Foto: Archivo
El debate se realizará en el Tribunal Penal de Alajuela del 8 al 12 de junio. Foto: Archivo

Los padres de un joven de 16 años, quien padecía parálisis cerebral y falleció por una bronconeumonía, irán a juicio acusados por el delito de homicidio calificado por omisión.

El debate se llevará a cabo del 8 al 12 de junio próximos en el Tribunal Penal de Alajuela, en contra del padre, de apellidos Centeno Mercado, y la madre, apellidada González Vado.

Así lo confirmaron las Fiscalías Adjunta de Alajuela y Adjunta de Atención de Hechos de Violencia en perjuicio de Niñas, Niños y Adolescentes, que están a cargo de este caso.

Centeno y González tenían a su cargo el cuido del joven que, por su padecimiento, no podía realizar actividades por cuenta propia. Precisamente, el delito que se les achaca ocurre cuando la persona encargada de proteger la vida de otra tiene la posibilidad de evitar una muerte y no lo hace.

Los hechos que se discutirán ocurrieron el sábado 25 de mayo del 2019, en las Vueltas de La Guácima, Alajuela.

Aparentemente, los padres llamaron a la Cruz Roja para que atendiera a uno de sus hijos, pero cuando los paramédicos acudieron lo encontraron sin vida, por lo que solicitaron la presencia de la Policía Judicial.

"Los especialistas en la escena del crimen determinan que el joven vivía en condiciones deplorables, ya que el cuerpo presentaba gran cantidad de úlceras en el cuerpo, desnutrición, suciedad en la piel y el cabello, entre otras cosas. Él (fallecido) tenía un padecimiento especial que lo mantenía postrado en una cama y no podía movilizarse por si solo.

“El resultado preliminar de la autopsia determinó una muerte homicida y las causas son una aparente bronconeumonía, que podría ir muy ligada al estado en que vivía la víctima”, explicó el OIJ en una conferencia de prensa en aquellos días.

La Fiscalía agregó que, al parecer, los sospechosos omitieron algunas de sus responsabilidades como padres y, en apariencia, habrían dejado de cuidar al joven, por lo que se presume que la salud de la víctima empeoró, lo que le ocasionó la muerte hace un año.

La pareja se mantiene en prisión preventiva y su caso se tramita bajo el expediente 19-002574-057-PE.

Ellos son de origen nicaragüense y padres de otros tres hijos que hoy tienen 13, 15 y 18 años y que en aquel momento pasaron a custodia del Patronato Nacional de la Infancia.

González, de 46 años, se dedicaba a labores domésticas; mientras que Centeno (35) era peón de construcción.