18 junio, 2011
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Una turista argentina falleció en el restaurante del hotel Las Mariposas, en Sámara, Nicoya, luego de que un asaltante le disparara en la cabeza para robarle una computadora portátil.

El crimen ocurrió la noche del pasado jueves cuando dos sujetos con el rostro cubierto con camisetas ingresaron al comedor del local en momentos en que la mujer estaba cenando con otro joven.

La víctima fue identificada como Carolina Silva Pacheco, de 29 años, tanto por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) como por la Embajada de Argentina en Costa Rica.

Según testimonios, Silva forcejeó con uno de los asaltantes para evitar que le robaran su equipo. Entonces, el otro le disparó con un arma de grueso calibre, al parecer hechiza, tipo escopeta.

La bala ingresó por la sien derecha y salió por el pómulo izquierdo. El cuerpo de la víctima quedó de espaldas sobre la banca donde compartía con el muchacho, quien logró ponerse a salvo.

Luego del incidente, los dos asaltantes tomaron la computadora de Silva y salieron del lugar con rumbo desconocido.

Facilidad. La entrada del hotel Las Mariposas es abierta y permite el acceso al área del comedor, según se aprecia en las fotografías que están en el sitio web del negocio.

La Nación intentó conversar con la propietaria del hotel, pero no fue posible. Uno de los trabajadores del local, quien se identificó como Greivin Hernández, dijo que la dueña se encontraba muy afectada por lo sucedido.

Añadió que la turista fallecida tenía cerca de dos semanas de estar hospedada en el lugar. “Era muy tranquila y le gustaba cantar”, aseveró Hernández.

El funcionario indicó que mañana se realizará una marcha en Sámara en contra de la violencia. La iniciativa fue confirmada por Estefanía Vargas, quien labora en una escuela de idiomas de la zona.

Talentosa. El embajador de Argentina, Juan José Arcuri, conversó ayer con los familiares de los afectados, quienes están en Buenos Aires. El diplomático comentó que Silva era música y desde hace muchos años tenía amistad con el joven que la acompañaba.

Tanto Hernández como Arcuri señalaron que los turistas no eran pareja como mencionaron las autoridades judiciales.

El embajador explicó que están ayudando a los parientes de Silva con los trámites para repatriar el cuerpo. “Ella era una enamorada de Costa Rica; había venido varias veces”, agregó.