Raúl Cascante y Alfonso Quesada, corresponsales GN. 25 septiembre
Los pescadores de apellidos Fait, Díaz y Noel fueron rescatados en altamar por una fragata estadounidense. Foto: MSP para La Nación.
Los pescadores de apellidos Fait, Díaz y Noel fueron rescatados en altamar por una fragata estadounidense. Foto: MSP para La Nación.

Tres pescadores costarricenses estuvieron tres días a la deriva, luego de que la embarcación en la que viajaban sufriera un problema en el motor y naufragara.

Los hombres salieron por el canal del barrio Cristóbal Colón, en el centro de Limón, a realizar sus labores de pesca a bordo del barco Neptuno Azul el sábado en la madrugada y, horas después, en la noche, uno de ellos avisó a su esposa que tenían problemas en el navío.

Poco después de dar la alerta, no se supo más de sus ocupantes hasta este martes, cuando fueron auxiliados por una fragata estadounidense cerca de aguas panameñas.

Según un reporte del Ministerio de Seguridad Pública, los tres tripulantes, de apellidos Fait, Díaz y Noel se encuentran bien de salud, por lo cual fueron trasladados por miembros del Servicio Nacional de Guardacostas (SNG) hasta Limón.

La nave en la que viajaban tenía 8,65 metros de eslora y estaba fabricada en fibra de vidrio. En el Registro Nacional aparecía inscrita a nombre de un individuo de apellidos Guerrero Rojas, para pesca artesanal.

Mensaje clave

Joselyn Barboza, esposa de Javier Díaz, fue quien alertó a las autoridades sobre el inconveniente, tras recibir un mensaje de WhatsApp del hombre.

“Después de ese mensaje me fui a la Naval de Limón para que estuviesen al tanto, pero no volvimos a tener comunicación con ellos”, mencionó la señora.

Tania Díaz, hermana de Javier, reconoció que la angustia y desesperación se apoderó de ellos durante estos días, pero recalcó que gracias a Dios todos fueron ubicados con vida.

Se desconoce cuál fue el desperfecto que provocó que la nave zozobrara y cómo lograron los hombres mantenerse a flote.

Este rescate trasciende apenas un día después de que se conociera que otros dos pescadores soportaron tres días a la deriva, luego de que la lancha en la que viajaban, en las cercanías de Isla del Caño, en el Pacífico sur, se volcó.

Los sobrevivientes son Erick Morera Samudio y Jorge Samudio Avilés, de 32 y 51 años, respectivamente.

Según su relato, ellos estuvieron agarrados al casco de la lancha desde el sábado en la noche y hasta el martes en la mañana, cuando fueron rescatados por una embarcación turística, la cual era dirigida por Michael Miranda.

Pescadores pasaron aferrados a panga casi cuatro días. Foto Alfonso Quesada.
Pescadores pasaron aferrados a panga casi cuatro días. Foto Alfonso Quesada.

El capitán observó a la distancia a dos hombres aferrados al casco de un navío, quienes les hacían señas con las manos y gritaban para ser auxiliados.

“Al llegar a la lancha vimos a dos hombres cansados, deshidratados y quemados por el sol; después de que nos contaron la odisea, los transportamos a tierra, a Uvita de Osa”, narró Miranda.

Ambos pescadores fueron trasladados por una ambulancia de la Cruz Roja al Hospital Tomás Casas, donde fueron hidratados y estabilizados por el cuerpo médico.

En su casa, en Ciudad Cortés, Puntarenas, Samudio recordó la experiencia vivida.

“Durante esos días no tomamos agua y no comimos absolutamente nada, solo nos aferramos al poder de Dios para que nos rescataran. Los días fueron muy trágicos y acongojantes por el fuerte sol, mientras que las noches se tornaban terribles por los fuertes oleajes”, dijo mientras observaba las lesiones sufridas por el sol en su cara, cuello y brazos.

Agregó que en las noches observaban luces, posiblemente de casas o faros a la distancia, pero al amanecer ya no veían nada pues la marea los había tirado para otros lados.