Por: Hugo Solano.   8 enero
El accidente ocurrió el pasado 31 de diciembre en Corozalito de Nandayure, Guanacaste. Foto: Gesline Anrango
El accidente ocurrió el pasado 31 de diciembre en Corozalito de Nandayure, Guanacaste. Foto: Gesline Anrango

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) realizó este lunes por la mañana tres allanamientos para recolectar documentos relacionados con el accidente aéreo que dejó 12 personas fallecidas, el pasado 31 de diciembre, en Corozalito de Nandayure, Guanacaste.

Los despliegues policiales se hicieron en las oficinas de la empresa Nature Air, ubicadas en los aeropuertos Juan Santamaría y Tobías Bolaños, así como en las instalaciones de Aviación Civil, en La Uruca.

Wálter Espinoza, director de la Policía Judicial, precisó que 30 agentes participaron en el operativo, que tiene como objetivo recolectar datos del avión Cessna 208B Grand Caravan y los expedientes de los pilotos Juan Manuel Retana y Emma Ramos.

Los allanamientos simultáneos en Aviación Civil y los aeropuertos Tobías Bolaños y Juan Santamaría requirieron la movilización de unos 30 agentes. Los ingresos fueron pasivos, dijo el director del OIJ. Foto: Cortesía OIJ.
Los allanamientos simultáneos en Aviación Civil y los aeropuertos Tobías Bolaños y Juan Santamaría requirieron la movilización de unos 30 agentes. Los ingresos fueron pasivos, dijo el director del OIJ. Foto: Cortesía OIJ.

Además, se pretende conocer las identidades de los encargados del mantenimiento de la aeronave y de quienes dieron la autorización para que se realizara el vuelo ese día.

"Dentro del proceso de investigación es absolutamente necesario compilar datos relacionados con la aeronave, las bitácoras de vuelo, los registros de mantenimiento y los archivos digitales donde se mantienen estos datos; así como la documentación y los expedientes de los dos pilotos y los documentos para acreditar los horarios de trabajo y la disponibilidad que tenían para trabajar ese 31 de diciembre", explicó el jerarca policial.

Queremos "garantizar, más allá de toda duda, que los documentos que tenemos en nuestras manos son los válidos, auténticos y los que corresponden a la investigación que estamos ejecutando", Wálter Espinoza, director del OIJ

Como parte del trabajo que se ha hecho para esclarecer este caso, primero se hicieron entrevistas a quienes observaron el accidente, valoraciones y mediciones de planimetría, mientras que este lunes, se procedió con la recolección de los documentos que permitirán elaborar el informe que se entregará a la Fiscalía sobre el caso.

"Queremos conocer el plan de mantenimiento de la aeronave de manera exacta y precisa y las condiciones que presentaba este avión liviano en el momento en que ocurrió la catástrofe, al igual que los documentos de análisis de pistas, protocolos de ingreso y egreso de los aeropuertos", detalló Espinoza.

Agregó que también buscan los papeles de acreditación de mecánicos o de la parte técnica encargada del mantenimiento de la aeronave.

La autopsia de los cuerpos sigue pendiente. Foto: Gesline Anrango
La autopsia de los cuerpos sigue pendiente. Foto: Gesline Anrango

El director de la Policía Judicial mencionó que el allanamiento se hace por circunstancias de legalidad, orden y conocimiento, ya que la diligencia les permite revisar en el sitio el material y pedir otros datos de manera inmediata en caso de considerarlo necesario.

"Este tipo de investigación nos permite un acercamiento con testigos o eventuales personas que manejen alguna información que pueda resultar de importancia para la investigación. Queremos conocer todo lo que respecta al avión y todas las circunstancias que tienen interés", manifestó Espinoza.

La Policía Judicial destacó que Aviación Civil siempre ha tenido anuencia a colaborar y cooperar con el caso, pero recalcó que buscan "garantizar, más allá de toda duda, que los documentos que tenemos en nuestras manos son los válidos, los auténticos y los que corresponden a la investigación que estamos ejecutando".

Como parte de los documentos buscados por los agentes en el Juan Santamaría y en el hangar 27 del Tobías Bolaños, están el programa de entrenamiento de la empresa Nature Air, los documentos de revisión técnica, las licencias y documentos de los pilotos, los registros aeronáuticos del avión, el visto bueno de análisis de pista que tuvo que otorgar la empresa y la identificación de los funcionarios que dieron la autorización de salida y aterrizaje.

"Buscamos todas las especificaciones para complementar el caso y aclarar, más allá de toda duda, lo que sucedió (...). Quienes están investigando el caso y van a colaborar con la elaboración de los reportes ahora se dedicarán al estudio de los documentos que obtuvimos en los allanamientos", puntualizó Espinoza.

Autopsias pendientes

Espinoza también reconoció que las autopsias son importantes para la indagación del caso, aunque estas siguen pendientes.

Las víctimas de este percance fueron los pilotos costarricenses Juan Manuel Retana Chinchilla, de 52 años y Emma Ramos Calderón, de 26; así como los pasajeros Bruce e Irene Steinberg de 50 y 51 años, respectivamente, y los hijos de ambos: William, Zachary y Mathew (de 18, 19 y 13 años).

Asimismo, fallecieron Amanda Rae Geissler de 33 años, Leslie y su esposo, Michell Weiss, de 50 y 52 años, y sus hijos, Ari y Hannah, de 16 y 19 años. Todos son de nacionalidad estadounidense.

La nave matrícula TI-BEI, de la empresa Nature Air, tenía minuto y 30 segundos de haber despegado del campo de aterrizaje de Corozalito y se dirigía hacia el aeropuerto Juan Santamaría, en Alajuela. Solo logró volar dos kilómetros, cuando se estrelló en una zona montañosa dedicada a la producción de teca.

Inicialmente, la Policía Judicial investiga tres posibles hipótesis: falla mecánica, error humano o condiciones climáticas adversas.

Información actualizada a las 12:50 p. m. con más detalles del OIJ.