Daniela Cerdas E.. 3 febrero
Accidente ocurrió a las 10 a.m.
Accidente ocurrió a las 10 a.m.

Un niño de 7 años fue trasladado al Hospital de Liberia, en Guanacaste, luego de ser atacado por un perro de raza American Stafford en una finca ubicada en Parcelas de Río Negro, en Upala, zona norte.

El hecho ocurrió a las 10 a. m. El niño fue trasladado en condición estable al hospital de Liberia con la fractura en el brazo y algunas heridas, según explicó Alejandro Corrales, de la Cruz Roja de Guayabo de Bagaces, Guanacaste

Corrales, quien atendió el accidente, explicó que los padres del niño tienen una finca y, en la propiedad contigua, vive el perro que generalmente está amarrado.

El dueño habría soltado al perro y este, al parecer, se pasó a la propiedad donde estaba el chiquito y lo atacó.

“El niño estaba con sus papás cuando ocurrió el ataque. Lo que dijo la mamá del chiquito (de apellido Grijalba) es que al perro lo maltrataban y que pasaba amarrado todo el tiempo, que estaba muy estresado. El dueño del perro dijo que quería matarlo porque era la segunda vez que atacaba a alguien”, dijo Corrales.

Otros casos

El martes anterior, el ataque de un perro de la misma raza produjo la muerte de una bebé de 11 meses en una casa ubicada en San Gabriel de Calle Blancos de Goicoechea, en San José.

Ese mismo día, un perro tipo zaguate atacó e hirió de gravedad a una menor de dos años en Katira de Guatuso, Alajuela. La Cruz Roja valoró y trasladó a la menor al centro médico de Guatuso en condición crítica, con lesiones en la cabeza.

El director general de Senasa, Federico Chaverri, dijo a La Nación, el miércoles anterior, que la culpa de estos accidentes no es de los animales, sino de mal cuido o malas decisiones.

Llamó a brindar los cuidados que requieren los animales, pues así se evitan cambios de comportamiento que degeneran en agresividad.

Añadió que existe toda una normativa que mucha gente no respeta sobre las condiciones para la tenencia de animales. La prioridad es asegurar que no pongan en riesgo a la población.

En el 2017, 37 menores fueron atendidos en ese hospital con diferentes lesiones tras ser atacados por perros, considerada en ese momento la cifra más alta de los últimos 15 años.