Francisco Barrantes. 1 enero

Un niño de apenas un año y ocho meses sufrió lesiones en su carita y sus labios luego de que fuera atacado en su propia casa por un perro pitbull terrier americano.

Los hechos se reportaron durante la mañana de este 1.º de enero en calle Ochomogo de Turrúcares, Alajuela.

Según el relato de algunos allegados a la familia, el perro tiene unos 4 años de edad y en el momento de la ataque se encontraba jugando tranquilamente, como de costumbre, con el niño y el padre del menor.

Sin embargo, por razones que se desconocen, el animal se abalanzó y mordió al menor. De inmediato le quitaron al pequeño de entre las fauces y llamaron a los cuerpos de socorro, ya que el niño tenía un sangrado importante.

El menor fue atendido en el Hospital San Rafael, en Alajuela. Las heridas no comprometían su vida. Foto: Francisco Barrantes.
El menor fue atendido en el Hospital San Rafael, en Alajuela. Las heridas no comprometían su vida. Foto: Francisco Barrantes.

Eric Arguedas, de la Cruz Roja de Alajuela, manifestó que el menor fue trasladado al Hospital San Rafael de Alajuela con un sangrado importante y lesiones en los labios y lado derecho de su cara, que aunque no comprometían su vida tenían que ser atendidas por personal médico.

Según Arguedas, el niño corrió con suerte ya que, por las características del animal y el tamaño del menor, es común ver heridas de mayor gravedad. De igual forma hace un llamado a las personas que tienen animales grandes en sus casas, a que extremen las medidas de seguridad cuando hay niños en las familias.

Expertos en la crianza de este tipo de animales sostienen que los perros pasan muy estresados en esta época del año a causa de los juegos pirotécnicos y eso los hace propensos a atacar sin causa aparente, incluso a personas con las que conviven o durante un juego ordinario.

En el país se registran 10 menores heridos durante los días de fin de año. El otro caso más reciente es un chiquito de cuatro años que resultó gravemente herido luego de que el carro en el que viajaba se fuera al cauce de un río en Limón.

Otros hechos con niños

Una niña de 9 años y su hermano de 7 años murieron ahogados este martes 31 de diciembre, luego de que fueran arrastrados por una corriente de agua.

El accidente se produjo a las 11:50 a. m. cuando los fallecidos y otro menor que los acompañaba, se encontraban en la desembocadura del río Jesús María, en Tivives de Puntarenas, informó la Cruz Roja Costarricense y el Ministerio de Seguridad Pública.

Este lamentable caso se suma a la muerte de otros tres niños en los últimos días, debido a diferentes tipos de accidentes.

El 22 de diciembre, en Montes de Oro de Puntarenas, un menor de 3 años murió al caer en una olla de agua caliente para preparar tamales.

El día de Navidad, un pequeño de 2 años falleció ahogado en una piscina, en Cartago.

Al día siguiente, un niño de 5 años salió expulsado por la puerta de emergencia de un autobús que circulaba en la ruta entre Limón y Sixaola. Murió días después.