Por: Ángela Ávalos.   11 enero
La caída de la aeronave se produjo en un sector conocido como Corozalito. El hecho se reportó después del mediodía del 31 de diciembre. GESLINE ANRANGO
La caída de la aeronave se produjo en un sector conocido como Corozalito. El hecho se reportó después del mediodía del 31 de diciembre. GESLINE ANRANGO

La empresa de aviación Nature Air reconoció haber registrado una "pequeña baja en las ventas", luego de la caída de una de sus aeronaves en Bejuco de Nandayure, Guanacaste, el 31 de diciembre.

En el accidente, cuyas causas todavía están bajo investigación, perdieron la vida 10 turistas estadounidenses y dos pilotos costarricenses.

En un comunicado de prensa este jueves –doce días después del percance–, Nelson Vega, gerente general de la empresa, reconoció que el comportamiento en las ventas "ha sido inesperado y muy interesante".

"(...) tenemos clientes llamando diciendo que quieren que les confirmemos que su vuelo se mantiene y que no van a tener contratiempo, y tenemos unos pocos que dicen que prefieren no volar por ahora con nosotros, pero que les demos un tiquete para que puedan volar en un futuro.

"Los primeros cinco días luego del siniestro se dio una pequeña baja en las ventas; sin embargo, ya todo está regresando a la normalidad", aseguró Vega en el boletín, sin especificar de cuánto fue el descenso en las ventas.

Avioneta de la empresa Natural Air se estrella en Nandayure, Guanacaste

"Los clientes comprenden y nos lo hacen saber, que los accidentes suceden, que confían en Nature Air y la seguridad de la aerolínea; además, tienen claro que es 100% más seguro volar que manejar en las calles de Costa Rica", agregó el gerente.

Estas manifestaciones surgen a pocos días de trascender el temor de empresarios turísticos por el impacto que pudiera traer al sector este incidente.

Los pilotos Emma Ramos Calderón y Juan Manuel Retana Chinchilla fallecieron en el accidente del 31 de diciembre en Nandayure, Guanacaste. Ambos ya fueron sepultados.
Los pilotos Emma Ramos Calderón y Juan Manuel Retana Chinchilla fallecieron en el accidente del 31 de diciembre en Nandayure, Guanacaste. Ambos ya fueron sepultados.

También en medios extranjeros hubo expertos que recomendaron no hacer estos vuelos; entre ellos, James Hall, el exjefe de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (National Transportation Safety Board, NTSB por sus siglas en inglés), citado por la cadena Fox News.

Vega informó de que se contratará a una empresa internacional para realizar una auditoría interna, a inicios de este año. "(...) De existir alguna posibilidad de mejora, se procederá de inmediato", prometió.

Además, el vocero manifestó que en la compañía están "contentos" con la investigación que está siguiendo tanto el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) como la Dirección General de Aviación Civil (DGAC).

"Creemos que es lo correcto. Tanto el OIJ como la DGAC saben que cuentan con todo nuestro apoyo y que todo lo que necesiten de parte nuestra está a disposición de ellos. Tenemos los mejores seguros nacionales a internacionales; todos al día, todos en orden", afirmó Vega.

De acuerdo con esta empresa, personal de la aerolínea está recibiendo apoyo psicológico para el manejo de crisis.

El Hospital del Trauma, administrado por el Instituto Nacional de Seguros (INS), está apoyando en la intervención. Este hospital también atiende todo lo relacionado con seguro de Riesgos del Trabajo.

A la fecha, solo los cuerpos de los pilotos costarricenses, Emma Ramos y Juan Manuel Retana, han sido sepultados. Los otros 10 fallecidos siguen en la Medicatura Forense.