Eillyn Jiménez B.. 11 octubre
Graciela Rojas fue una de las víctimas del accidente registrado este jueves en Garabito, Puntarenas. Foto tomada de Facebook
Graciela Rojas fue una de las víctimas del accidente registrado este jueves en Garabito, Puntarenas. Foto tomada de Facebook

Graciela de Los Ángeles Rojas Castillo, de 22 años, trabajaba en una tienda de artículos de surf ubicada en Jacó de Garabito, Puntarenas, por lo que regularmente viajaba en bus de esa comunidad hasta Orotina de Alajuela, donde vivía.

La muchacha era “jovial y extrovertida”, según manifestó su primo Freddy Castillo.

Ella es una de las dos víctimas mortales del accidente registrado este jueves por la noche en Tárcoles de Garabito, luego de que dos llantas se desprendieran de un tráiler e impactaran y quebraran el parabrisas de un autobús.

La joven viajaba en la parte delantera de la unidad de transporte público y fue golpeada por las llantas, que quedaron en los asientos traseros.

Mediante redes sociales, sus familiares informaron de que el funeral de Rojas se realizará en Finca Zona Once, en Horquetas de Sarapiquí, Heredia.

El otro fallecido en el percance fue Olman Antonio Moreno Rubí, un peón de construcción de 32 años.

Su hermano Bryan Jesús Moreno Rubí manifestó a La Nación que de momento preferían no referirse a lo acontecido.

Sin embargo, en declaraciones al diario La Teja, contó que antes del accidente Olman fue a visitar a su mamá en Herradura de Jacó y abordó el bus para trasladarse a su casa, en Lagunilla de Tárcoles.

Moreno describió a su hermano como un gran hijo, excelente amigo y un papá muy dedicado con sus tres hijos.

“El fue mi tutor, un gran ser humano que siempre hizo las cosas lo mejor que pudo. Él y yo nos llevábamos muy bien y siempre que estábamos juntos vacilábamos y cuando él estaba en su casa nos pasábamos mandando chistes y cosas así.

“Desde que él se casó se dedicaba por completo a la esposa y los hijos, tenía dos varones y una chiquita; de vez en cuando venía a visitar a mis papás, pero su tiempo libre se lo dedicaba mayormente a su familia", explicó Bryan a La Teja.

El Organismo de investigación Judicial (OIJ) informó de que durante este viernes los agentes hicieron inspecciones para determinar qué fue lo que ocurrió.

El conductor del tráiler, de apellidos Pérez Calderón, se enteró del accidente cuando lo detuvo una patrulla de la Fuerza Pública mientras circulaba cerca de playa Hermosa, en Puntarenas.

Para entonces, no se había percatado que las llantas se habían soltado.

Juan Diego Vargas, jefe de la Central de Comunicaciones del Tránsito, confirmó que Pérez tiene su licencia B4 al día y la prueba de alcoholemia resultó negativa.

Aunque el hombre quedó detenido tras el accidente, este viernes, luego de que se le tomaran los datos, quedó en libertad.