Por: Carlos Arguedas C..   3 enero
Investigadores costarricenses recogieron en la escena del accidente las piezas que son esenciales para las pesquisas. Una de ellas , el motor, será enviado a Canadá. Foto de Gesline Anrango
Investigadores costarricenses recogieron en la escena del accidente las piezas que son esenciales para las pesquisas. Una de ellas , el motor, será enviado a Canadá. Foto de Gesline Anrango

Dos especialistas en investigación de accidentes aéreos vinieron a Costa Rica para colaborar en la pesquisa sobre al accidente del avión Cessna 208B Grand Caravan, de la empresa Nature Air, que el domingo anterior se estrelló en Nandayure, Guanacaste.

Producto de la tragedia, doce personas perdieron la vida.

El anuncio oficial los hizo la oficina de prensa de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos (NTSB por sus siglas en inglés), en un mensaje de twitter emitido el 1.° enero, y confirmado por Enio Cubillo Araya, director de Aviación Civil, este martes durante una entrevista con La Nación.

Según el funcionario, también participarán otros observadores extranjeros. Este miércoles por la mañana, ambos expertos, cuyos nombres no trascendieron, se reunieron con funcionarios de Aviación Civil.

Los expertos colaborarán en la pesquisa, pues la responsabilidad del asunto la tendrán el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Unidad de Investigación de Incidentes y Accidentes de Aviación Civil.

Cubillo explicó que este tipo de asistencia es normal en situaciones en las cuales hay personas extranjeras fallecidas, en este caso estadounidenses. Además, la aeronave, aunque aparece a nombre de Nature Air, es arrendada por una empresa de aquel país.

Como parte del proceso, el motor del aparato será enviado a la empresa fabricante, en Canadá, para que determinen si esa turbina estaba funcionando o sufrió un desperfecto. De la misma forma, esa fase será supervisada por los investigadores.

La nave matrícula TI-BEI, de la empresa Nature Air, tenía minuto y 30 segundos de haber despegado del campo de aterrizaje de Corozalito y se dirigía hacia el aeropuerto Juan Santamaría, en Alajuela, cuando se estrelló contra un cerro plantado de teca. Solo logró volar dos kilómetros.

(Video) Vientos afectaron zona de accidente aéreo mortal en Guanacaste

Las víctimas fueron identificadas como Juan Manuel Retana Chinchilla, de 52 años y Emma Ramos Calderón, de 26, ambos pilotos costarricenses.

En tanto, los pasajeros fallecidos son: Bruce e Irene Steinberg de 50 y 51 años respectivamente, y los hijos de la pareja William, Zachary y Mathew (de 18, 19 y 13 años).

Asimismo, la guía turística Amanda Rae Geissler de 33 años, Leslie y su esposo Michell Weiss de 50 y 52 años y sus hijos Ari y Hannah de 16 y 19 años. Todos son de nacionalidad estadounidense.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó este miércoles de que las autopsias de los 12 cuerpos se complicaron, debido a que los cadáveres están bastante deteriorados por efecto del fuego que se generó después del choque del aparato contra la montaña.

La policía espera que la entregada de los primeros cuerpos a las familias podría darse este fin de semana, siempre que se logre la identificación plena. En caso contrario, sería hasta la semana entrante.

(Video) Accidente aéreo en Guanacaste