Eillyn Jiménez B..   8 abril
El artículo 261 bis del Código Penal establece penas de uno a tres años de cárcel a quien conduzca un vehículo en vías públicas en carreras ilegales. Foto: Archivo

La muerte de Carlos Andrés Villalobos Meza en un accidente de tránsito registrado el domingo por la madrugada y que, al parecer, fue causado por picones desató la controversia entre cuerpos policiales.

El director de la Policía de Tránsito, Germán Marín Sandí, aseguró que la atención de las carreras ilegales en el país no es una responsabilidad exclusiva de su institución, ya que al estar tipificadas esas acciones como delito deben intervenir otras entidades.

Además, destacó que la Ley General de Policía, en el artículo 4, señala que todas las fuerzas de policía están al servicio de la comunidad para prevenir y reprimir las manifestaciones de delincuencia.

"La gente relaciona que todo lo que tiene ruedas y es un vehículo, es resorte de Tránsito y, en este caso, lo que se debe ver es que las competencias ilegales constituyen un delito. La responsabilidad es de diferentes cuerpos policiales, por eso hacemos acciones en conjunto, porque es un tema multiinstitucional (...).

“Es muy importante que el ciudadano sepa que hay varios cuerpos policiales de respuesta, incluyendo a la Policía de Tránsito, que son los encargados de resolver y atender este tipo de acciones que se dan al margen de la ley, que el ciudadano se empodere y comprenda que a cada denuncia debe llegarle una fuerza policial”, explicó Marín.

En tanto, el ministro de Seguridad, Michael Soto Rojas, afirmó que tiene claro que los cuerpos policiales de su cartera deben estar en las calles trabajando y atender lo que surja; sin embargo, hizo un llamado para que la Policía de Tránsito se involucre más en los megaoperativos.

"Hemos implementado la actividad de megaoperativos donde eventualmente participa Tránsito, no en todas las ocasiones y a veces se requiere un poco más de presencia de ellos.

“Aunque tenemos claro que este tipo de circunstancias (los piques) deben atenderlos todos los cuerpos de policía, sin duda alguna es de vital importancia que participe Tránsito (...), aún cuando sabemos que tienen limitaciones de recursos”, precisó Soto.

Asimismo, Daniel Calderón, director general de la Fuerza Pública, manifestó que la Policía de Tránsito es la especializada en estos temas, ya que es la que tiene equipo para atender problemáticas relacionadas con temas de velocidad.

“Nosotros estamos en la mayor disposición de seguir colaborando con las acciones que ellos desarrollen y de atender los casos que son puestos en conocimiento de la Policía para atender situaciones en flagrancia (...), pero hay que tener en cuenta que hay una Policía especializada que tiene que ver con todo el tema de tránsito”, expresó.

#related
Astucia y coordinación

Calderón añadió que el domingo anterior, como parte de un megaoperativo, constataron la presencia de una gran cantidad de personas y vehículos en La Lima de Cartago, donde ocurrió el percance que cobró la vida de Villalobos y tiene grave a otro muchacho.

No obstante, dijo que ellos estuvieron hasta la 1 a. m. en la zona y se retiraron, luego de que el lugar quedara limpio, por lo que cree que regresaron al notar la ausencia policial.

Precisamente, el director de la Policía Municipal de San José, Marcelo Solano Ortiz, detalló que en las acciones en las que han participado notan que los grupos están organizados y que eso les permite cambiar su dinámica o movilizarse a otros lados en caso de notar despliegues policiales.

“El fenómeno todavía no está suficientemente controlado, pero sin la participación interinstitucional no es posible tener éxito en estos temas, ya que la gente que participa está muy organizada y los controles policiales parece que siempre van detrás de la dinámica de los picones (...). En algunos casos tienen escaner de frecuencias policiales o grupos en WhatsApp y redes sociales”, aseveró Solano.

El jerarca añadió que en el caso de San José tienen identificada la radial a Pavas y las cercanías del parque Okayama, en San Francisco de Dos Ríos, como puntos de piques, especialmente los jueves después de las 10 p. m.

Reconoció que en esos lugares las denuncias han venido en aumento en las últimas semanas e hizo un llamado a los padres a estar pendientes de donde están sus hijos adolescentes, porque han notado a muchachos participando en las competencias ilícitas.

“Algunos son jóvenes con licencia que fue tramitada hace poco tiempo y otros son adolescentes que van con ellos y participan como acompañantes. También hay casos de muchachos que compiten con el vehículo de sus papás”, puntualizó Solano.

Castigo tras las rejas

El artículo 261 bis del Código Penal de Costa Rica establece penas de prisión de uno a tres años a quienes “conduzcan un vehículo automotor en vías públicas en carreras ilícitas”.

Precisamente, es en ese apartado en el que se escuda Germán Marín para recalcar reiteradamente que la atención de piques es competencia de todas las fuerzas de policía del país, incluyendo al Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

También, en un oficio remitido el 14 de junio del 2018 a la Dirección del Sistema de Emergencias 911, el jerarca de Tránsito solicitó canalizar por medio de un código primario los reportes referentes a piques para que se brinde una atención de parte de todas las entidades competentes.

“La idea es que se remita la alerta a la base operacional más cercana y que se dé una coordinación para que todos estemos involucrados e inmersos en el tema”, comentó Marín.