Lucía Astorga, Keyna Calderón, corresponsal GN. 27 mayo, 2018
Buzos de la Cruz Roja hallaron los cuerpos de los dos primos que murieron ahogados en una poza en Quepos. Foto: Cruz Roja
Buzos de la Cruz Roja hallaron los cuerpos de los dos primos que murieron ahogados en una poza en Quepos. Foto: Cruz Roja

La Cruz Roja encontró este domingo los cuerpos de dos primos que fallecieron ahogados, el sábado, mientras se bañaban en una poza en la comunidad de Portalón, ubicada en el distrito de Savegre, Quepos.

Las víctimas fueron identificadas como Pablo Roberto Espinoza Brenes, 29 años; y David Brenes Jiménez, 28 años, ambos vecinos de Cartago.

Los restos de los jóvenes se encontraban uno al lado del otro, en el centro de la poza, a unos siete metros de profundidad, indicó Jorge Matamoros, coordinador regional de operaciones de la Cruz Roja en Puntarenas.

"Ellos se ahogaron, ahorita desconozco las razones, y el cuerpo lo que hace es que se va a fondo. Hasta que ya pasen varios días y se dé la descomposición, es que ellos flotan. No estaban atrapados, es netamente por el proceso natural que sucede", añadió.

El primero de los cuerpos fue recuperado a las 9:40 a. m. y el segundo, a las 10:12 a. m. Posteriormente fueron llevados a la propiedad donde se ubica la poza, que es en el hotel Portasol Living, en Savegre, donde se hospedaban junto con otros familiares.

Actualmente, los cuerpos están en manos del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Fuerza Pública, para su traslado a Medicatura Forense, en la provincia de Heredia, donde se les realizarán las pesquisas pertinentes.

Buzos de la Cruz Roja hallaron los cuerpos de los dos primos que murieron ahogados en una poza en Quepos. Foto: Cruz Roja
Buzos de la Cruz Roja hallaron los cuerpos de los dos primos que murieron ahogados en una poza en Quepos. Foto: Cruz Roja

La Cruz Roja retomó las labores de búsqueda este domingo a las 7:30 a.m. tras suspenderlas durante la tarde del sábado, debido a las malas condiciones climáticas en la zona.

En total participaron 10 personas; tres de estas son buzos, quienes tuvieron que ser movilizados desde San José.

"Es una extracción complicada por tratarse de un río, hay corrientes, la visibilidad es muy poca, se tiene que trabajar con mucho cuidado, más que nada por la visibilidad de nosotros, por efecto de la corriente y no sabemos qué pueda traer la poza", explicó Matamoros.

"A la poza le cae una cascada, lo que la hace más compleja porque le ocasiona un efecto de remolino, entonces eso dificulta más aún las labores del buzo", añadió.

El lugar mide 15 metros de diámetro y cuenta con una profundidad de siete metros, sin embargo, a criterio del vocero de la Cruz Roja, no es un sitio peligroso para los bañistas, si no se corren riesgos innecesarios.

Buzos de la Cruz Roja hallaron los cuerpos de los dos primos que murieron ahogados en una poza en Quepos. Foto: Cruz Roja
Buzos de la Cruz Roja hallaron los cuerpos de los dos primos que murieron ahogados en una poza en Quepos. Foto: Cruz Roja

"Hay un sendero y todo para llegar a la parte de abajo de la poza, donde las personas se pueden bañar y comer, con tranquilidad".

"No es peligrosa si la gente no se atreve, el problema es que como hay una cascada, en algunos momentos se atreven a tirarse y pues, han resultado accidentados porque se golpean con las piedras", advirtió.

Las condiciones del sitio también podrían complicar la llegada de los cuerpos de rescate en caso de una emergencia, como la del sábado, ya que al lugar solo se puede ingresar con vehículos 4x4 y el comité auxiliar de la Cruz Roja más cercano se encuentra a 40 minutos o hasta una hora de distancia, dependiendo del clima.

Las víctimas
Los primos David Brenes Jiménez (izquierda) y Pablo Espinoza Brenes (derecha), murieron ahogados en una poza en Quepos. Foto: Proporcionada por Keyna Calderón
Los primos David Brenes Jiménez (izquierda) y Pablo Espinoza Brenes (derecha), murieron ahogados en una poza en Quepos. Foto: Proporcionada por Keyna Calderón

Ambos primos eran miembros de la Pastoral Juvenil de la Basílica de Los Ángeles, así como guías del Santuario Nacional en las celebraciones de las actividades del 2 de agosto y durante los días previos.

David Brenes fue descrito por personas allegadas como un gran colaborador del Grupo Sonrisas, el cual brinda apoyo en el Hospital Max Peralta, de Cartago.

Pablo Espinoza formaba parte de la Banda Vieja Metrópoli (muy reconocida en la provincia), donde se desempeñaba como músico trompetista.