Por: Carlos Láscarez S. 22 febrero, 2015

Cartago. Un anciano murió ayer carbonizado, al incendiarse la habitación en la cual vivía.

La deflagración se registró a las 4 p. m., 50 metros al sur de la Escuela Rafael Hernández, en barrio El Molino, a 700 metros de las ruinas de Cartago.

El fallecido fue identificado como Carlos Segundo Acuña González, de 89 años, quien permanecía en un pequeño cuarto independiente, situado en la parte trasera de una vivienda.

Mauricio Madrigal Calderón, jefe de batallón del Cuerpo de Bomberos de Cartago, manifestó que el cuarto de seis metros cuadrados se ubicaba en uno de los costados del inmueble, de 80 metros.

“Hallamos al señor sentado en un catre, ya fallecido durante la fase de escombreo. La estructura donde lo ubicamos estaba cerrada con láminas de cinc y tenía una sola entrada y salida. Se atendió a dos particulares por una crisis de nervios e inhalación de humo”, comentó Madrigal.

El cuerpo del adulto mayor fue encontrado por los bomberos sentado en un catre dentro de un pequeño cuarto. | JORGE CALDERÓN
El cuerpo del adulto mayor fue encontrado por los bomberos sentado en un catre dentro de un pequeño cuarto. | JORGE CALDERÓN

Al sitio llegaron tres unidades extintoras de Cartago y Paraíso, así como un apoyo de Cruz Roja.

Los bomberos fueron alertados a las 4:04 p. m. y tres minutos después arribaron. A las 4:16 p. m., controlaron el incendio.

Hija buscó asilo. María Acuña Mora, hija del adulto mayor, expresó ayer que desde hace varios meses trató en cuatro asilos diferentes, que le recibieran a su padre, pero que en ninguno lo aceptaron.

“Esta tragedia se hubiera evitado si me lo hubieran recibido en algún asilo. Vivía en el cuarto ya que le gustaba guardar su platita. Se pensionó como maestro de obras y todos los días iba al parque y al mercado solo. Le gustaba mucho fumar. Siempre venía a dejarle un gallito ”, manifestó Acuña.