Novias

Irlanda: Un pase a la luna de miel más épica

Descubra rincones llenos de magia y aventúrese a una ruta llena de pasión.

La serie de televisión Game of Thrones (Juego de tronos) tuvo la difícil tarea de materializar la imaginación detrás de la saga de los libros homónimos y llevarla a la pantalla. A lo largo de 6 años sus creadores escogieron lugares únicos para crear el continente ficticio de Westeros. ¿Por qué no materializa usted también estos lugares? Convierta sus domingos de ver GOT en una realidad.

Desde la introducción del programa un mapa con diversos lugares ficticios y música épica crean la expectativa de escenarios increíbles que están por venir. Para la suerte de todos, muchos de estos lugares se pueden visitar. Son sitios que desde una pareja amante de este programa hasta los más curiosos pueden apreciar su belleza.

En esta misma sección hemos distinguido a Marruecos y el sur de España como destinos turísticos, curiosamente estos dos sitios también han formado parte de los sets de Juegos de Tronos. Para esta edición escogemos los escenarios del norte porque “el invierno está llegando”, para una boda en el 2018 este puede ser una luna de miel inolvidable.

Irlanda, la isla esmeralda, incluye a la República de Irlanda, que es un país soberano e Irlanda del Norte, que forma parte del Reino Unido. Los sets de filmación de Game of Thrones son en muchas ocasiones grabados en Irlanda del Norte, pero sería una pena no visitar ciudades irlandesas como Dublín y Kinsale en su paso por esta isla.

Dublín es la capital de la República de Irlanda, es una ciudad histórica y gaélica, que cuenta con una gastronomía y callecitas características que tienen una vibra única. La música irlandesa es tradicional, disfrute de una cerveza o un café al ritmo de esta isla. Su arquitectura gregoriana, casas amplias y bellos jardines es un despliegue de historia en cada esquina.

Kinsale se encuentra al sur, en el Condado de Cork. Algunas actividades como la navegación y el golf resultan las favoritas para los turistas. El fuerte de Charles, un atractivo turístico que impresiona por su forma de estrella.

Y antes de tomar rumbo a “Invernalia” (el norte en Juego de Tronos), no olvide visitar los acantilados de Moher, donde puede sacarle provecho a su cámara y obtener las fotografías más impresionantes. Son acantilados que se extienden desde 120 metros sobre el nivel del mar con un sendero que los recorre a lo largo de sus 8 kilómetros de distancia.

Dunluce Castle: es un sitio patrimonio histórico de Irlanda del Norte. Se encuentra rodeado de rocas, para entrar hay que pasar un pequeño puente. Fue construido en el siglo XII, en sus paredes se nota deterioro por el paso del tiempo.

Ballintoy Harbour: es el puerto de Ballintoy un pequeñísimo pueblo irlandés que guarda su encanto por su poco desarrollo. Fue un escenario en la segunda temporada de la serie y permite espectaculares vistas que combinan el verde y el azul del mar.

Tollymore Park: es un parque forestal del estado que cuenta con 630 hectáreas. Fue el primer parque de este tipo en Irlanda del Norte, tiene varios senderos y puentes a lo largo de su territorio. La naturaleza parece sacada de un bosque encantado y sus estructuras en roca que datan el siglo XVIII.

Inch Abbey: son las ruinas de un antiguo sitio monástico, se puede apreciar una arquitectura gótica. Es un lugar que cuenta con una historia antigua que incluye a celtas y vikingos.

Dark Hedges: es un camino con árboles sorprendentes. Este lugar también incluye una historia de fantasmas, como muchos otros rincones de Irlanda. Se trata de la Dama Gris (Grey Lady) que visita los setos de uno en uno. Tanto en invierno como en verano, este camino resulta maravilloso.

Caves of Cushendun: son unas cuevas imponentes que se formaron hace 400 millones de años, un sitio turístico con entrada gratuita donde se puede admirar estas formaciones y visitar una playa cercana.

  • Población: Irlanda del Norte tiene una población menor a los 2 millones.
  • Clima: Irlanda del Norte tiene un clima oceánico suave y húmedo. Es normal que haya precipitaciones ligeras, nubosidad y temperaturas variables e imprevisibles.
  • Idioma: En Irlanda se habla inglés, el idioma no será una dificultad más allá de su peculiar acento irlandés.
  • Mejores momentos para visitar: planee un viaje en primavera y verano (abril-junio) para disfrutar de un clima más cálido y días más largos.
  • Hospedaje: Una opción muy popular es AirBnB o los Bed&Breakfast tradicionales con el toque irlandés: casas de campo, granjas, casas históricas.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.