Revista Perfil

Empresa costarricense Serena Care es aceptada en reconocido programa mundial de aceleración de startups

Un pequeño porcentaje de empresas emergentes recibe esta oportunidad. La compañía representará al país en mesas de inversionistas de talla mundial

La empresa costarricense Serena Care, que ofrece soluciones de cuido a través de una aplicación, se convirtió́ en la primera compañía de tecnología de Costa Rica en ser aceptada dentro del reconocido programa mundial de aceleración de empresas emergentes o “startups”, Newchip, lo que le da al país un espacio dentro de destacadas mesas de inversionistas interesadas en apostar por negocios tecnológicos en todo el mundo.

Newchip cuenta con una gran trayectoria y ha impulsado a más de 1.000 fundadores de 35 países, en el crecimiento de sus empresas, por lo que para Serena Care es una oportunidad invaluable de consolidarse y representar al país como referente en el uso de las tecnologías para solucionar problemas de la sociedad actual.

“El aprendizaje, el networking y experiencia que traerá́ para nosotros el ser parte de Newchip, es un logro increíble, pues como decimos aquí́, “nos invitaron a jugar en las grandes ligas” y eso nos llena de orgullo. Estaremos exponiéndonos a información, técnicas y metodologías de captación de capital desarrolladas y probadas durante años por grandes referentes del mercado; estaremos expuestos a mentores de talla mundial, los mismos que están sentados en juntas directivas de empresas líderes en el mundo de la tecnología como Google y Facebook, y lo más importante es que estaremos captando el capital necesario para convertirnos en un referente regional en la industria en la que nos desenvolvemos”, indicó Allan Álvarez, CEO de Serena Care.

El proceso de participación en este programa de aceleración comenzó́ hace varios meses, cuando el equipo de Newchip contactó a la empresa costarricense y les invitó a ser parte del proceso de preselección.

“Nos llevó dos meses y medio aproximadamente cumplir con todos los requerimientos del programa, así́ como las diferentes entrevistas. El programa evalúa distintos aspectos en las empresas emergentes, como la escalabilidad, la tecnología, el talento del equipo de trabajo y lo más importante, como el producto resuelve un problema latente en nuestra sociedad. En este último factor, afortunadamente Serena presenta una respuesta sencilla y confiable, a un problema presente en la mayoría de las empresas del mundo”, agregó.

Por su parte, Armando Vera, vicepresidente de producto de Newchip, comentó que “la aceleradora evalúa una gran cantidad de empresas de todo el mundo, seleccionando un pequeño porcentaje para unirse al programa. Las empresas de tecnología como Serena Care pueden escalar rápidamente con la financiación y la orientación adecuadas. Estamos entusiasmados con Serena Care y creemos que les irá muy bien en Newchip”.

Serena Care acelera y apunta al mercado regional. Al ser aceptada en el programa inicial de pre-acelerador de Newchip, la empresa nacional tendrá́ la oportunidad de preparar de manera metódica cada detalle necesario para poder convencer a los inversionistas y captar el capital que necesitan.

“Tendremos acceso a herramientas de alta calidad provistas por compañías aliadas a Newchip, acceso a herramientas especializadas en captación de capital como SOFOS y LinkedIn ventas; tendremos asignado un mentor (colaborador de empresas líderes en tecnología como Google), el cual estará́ guiándonos en el proceso de formación de la información y evaluación de nuestra compañía. También contaremos con un asesor personal que nos estará́ llevando por los diferentes módulos del programa y por último, tendremos un espacio en reuniones programadas con los diferentes inversionistas que ya se encuentran solicitando información sobre nuestra tecnología”, explicó Álvarez.

De esta manera, el programa dotará a la compañía costarricense de recursos para financiar y escalar su crecimiento, gracias a la oportunidad de exponer el proyecto a nivel mundial.

“En Serena nos hemos transformado para resolver un problema en nuestra sociedad no solo para las familias y clase trabajadora sino para las empresas que están enfrentando retos con sus colaboradores por rotación, productividad y cansancio mental. Culminar este proyecto significaría la posibilidad de consolidar lo que hacemos, e iniciar un nuevo viaje fuera de nuestras fronteras, posicionándonos en Latinoamérica y generando trabajo y oportunidades a las personas que aman cuidar de otros seres humanos”, finalizó Álvarez.