Mónica Morales. 20 marzo

“La felicidad es el significado y propósito de la vida; el objetivo y fin de la existencia humana”. Estas fueron las palabras del antiguo filósofo griego Aristóteles y hoy, después de más de 2.000 años, siguen vigentes.

Las Naciones Unidas ha reconocido a la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos. Es un hecho que ser feliz no solo le hace sentir mejor, sino que trae múltiples beneficios potenciales para la salud.

En estos días en los que la mayoría de las familias se encuentran en casa para protegerse de la pandemia, la nutricionista Patricia Vial le brinda consejos sobre formas productivas y saludables para aprovechar el tiempo y aumentar su felicidad y bienestar:

- Desenchufe y conecte: un adulto promedio pasa entre 8 y 11 horas al día conectado a dispositivos digitales. Aproveche este contexto para reducir la cantidad de tiempo que usted y sus hijos dedican a estas actividades. Conéctense como familia a través de juegos de mesa, alrededor de la cocina, haciendo las tareas pendientes del colegio o incluso contando historias de la juventud.

- Cocine y coma en casa y en familia: reunirse para comer en familia tiene todo tipo de beneficios. Las comidas familiares crean un ambiente de apoyo y unión, al propiciar conversaciones de temas variados. Igualmente, promueven una alimentación más variada y permiten a los padres ser modelos a seguir.

- Haga ejercicio moderado: la actividad física estimula la liberación de endorfinas, hormonas que influyen de manera positiva en nuestro estado de ánimo. Anímese a saltar suiza o poner música y bailar en casa; puede utilizar rutinas de videos en línea o aplicaciones de entrenamiento.

Comida que provoca sonrisas

Ahora bien, ¿sabe cómo la felicidad puede hacerle más saludable? Las personas felices tienden a tener una alimentación más balanceada, con una mayor ingesta de diferentes grupos de alimentos, como frutas, vegetales y granos integrales.

Por el contrario, el exceso de estrés provoca un aumento en los niveles de cortisol, una hormona que puede alterar el sueño, contribuye al aumento de peso y aumenta las probabilidades de padecer diabetes tipo 2 o presión arterial alta.

Múltiples estudios demuestran que la felicidad puede disminuir el estrés, pues los niveles de cortisol tienden a ser más bajos cuando las personas son más felices

Con respecto a los alimentos, es difícil determinar cuáles pueden elevar el ánimo, pues este puede verse influenciado por muchos factores. Sin embargo, sí se ha demostrado que ciertas comidas ayudan a mejorar nuestro estado anímico:

- Chocolate negro: es rico en compuestos que pueden aumentar algunas sustancias químicas en el cerebro que ayudan a sentirse bien y de mejor ánimo. Los flavonoides, presentes en el chocolate negro, pueden apoyar la regulación del estado de ánimo.

- Alimentos fermentados: los alimentos fermentados como el yogur y el kéfir pueden mejorar la salud intestinal y, a su vez, el estado de ánimo. Su contenido de probióticos ayuda a aumentar los niveles de serotonina, sustancia que funciona como neurotransmisor y afecta el estado de ánimo, la respuesta al estrés y el apetito. Un dato importante es que aproximadamente el 90% de la serotonina del cuerpo es producida por la microbiota intestinal, es decir, por las bacterias saludables en el intestino.

- Nueces y semillas: el maní, las nueces, las almendras, las semillas de girasol, entre otras, son ricas en grasas saludables y fibra. Además, proporcionan triptófano, un aminoácido necesario para la producción de serotonina.

La especialista Patricia Vidal explica que “centrarse en las cosas buenas y ser feliz no solo mejorará nuestra vida, sino que también nos permitirá extenderla”.

Fuente: Patricia Vidal, gerente de nutrición, salud y bienestar de Nestlé Centroamérica