Mónica Morales. 28 abril
FOTO: Cortesía de DBS Ballet School
FOTO: Cortesía de DBS Ballet School

A la hora de pensar en el ballet como deporte, se tiene la sensación de que esta práctica lo que realiza es un culto al cuerpo. Y claro que es importante, ya que es su herramienta de trabajo. Sin embargo, la parte emocional juega un papel muy importante. Desde el momento en el que la música inicia, los bailarines se mueven por emoción, lo cual provee muchos beneficios a nivel mental y físico de aquellos que realizan este deporte

La profesora de The Darlington Ballet School, Mónika Philippides explica que a pesar de que a través de los años más allá de algo físico, la salud mental de los bailarines se ha convertido en una de las prioridades para las escuelas.

“El ballet es un arte que integra la atención, la memoria, la sensibilidad, la emoción, y muchas modalidades sensoriales además del movimiento”, comenta Philippides. La práctica de este deporte ayuda a que tengamos una mente más alerta, ágil y abierta. A largo plazo, todos estos beneficios del ballet para el cerebro ayudarán a tener una mejor salud mental durante edades avanzadas.

Desafío al cerebro
FOTO: Cortesía de DBS Ballet School
FOTO: Cortesía de DBS Ballet School

También es uno de los deportes con más exigencia en la actividad cerebral, ya que poder realizar movimientos de las diferentes partes del cuerpo al ritmo de la música con múltiples pasos de dificultades avanzadas, requieren que haya una actividad cerebral intensa y la persona debe aprender a moverse con conocimiento de causa para proyectar la sensación que desea transmitir.

Según investigaciones realizadas por La revista especializada Danza ballet, el cerebro realiza una compleja labor apoyado en la representación mental del cuerpo, en un mapa de la posición y ubicación de cada una de sus partes, para producir el movimiento mediante los músculos.

La profesora Philippides explica que, “planear un salto en movimiento implica conocer la distancia del recorrido, el tiempo, la fuerza, la aceleración y la altura requeridos, así como la correcta posición de cabeza, brazos y piernas”, lo cual necesita de mucho trabajo mental.

Según destacan las docentes de DBS Ballet School, este tipo de esfuerzo en el ballet no solo mejora la coordinación entre el cerebro y el cuerpo a largo plazo, sino que la práctica constante del mismo presenta muchos beneficios que a continuación explicamos.

  • Mejora las relaciones personales, ya que ayuda a superar la soledad y la timidez y hacer nuevas amistades: Bailar es una actividad social, lo que hace que proporcione muchas oportunidades de relacionarnos con otras personas.
  • El baile aumenta la inteligencia y previene el envejecimiento cerebral: Al hacer ejercicios y realizar pasos o coreografías, la persona debe concentrarse por un largo rato, lo que permite que el cerebro trabaje en su agilidad mental y cerebral.
  • Ayuda a conectar con nuestro interior: Bailando se despiertan emociones a través del movimiento, lo que facilita la expresión de sensaciones, emociones, sentimientos y estados de ánimo de forma natural.
  • Reduce el estrés y la tensión: El ballet ayuda a la mente a quitarle protagonismo a los problemas y preocupaciones que la inundan durante el día. Se deja de pensar en negativo, y ayuda a los estados de tensión y estrés, obteniendo sensaciones de bienestar.
  • Aumenta el autoestima y confianza en uno mismo: Cada vez que se logra un paso o una coreografía, las personas tienen un aumento en su confianza, ya que se considera uno de tantos logros. Al experimentar esto en el ballet, con la constancia se traslada a diferentes áreas de la vida.

“El ballet permite a las personas conocerse, gracias a que la herramienta con el que desarrollamos la actividad es nuestro propio cuerpo. Además, ayuda a que la persona sea más exigente, crítico y eso le ayuda también ser una persona segura en otras áreas de su vida. Por último, gracias a la disciplina que adquiere, el baile ayuda a desarrollar en los deportistas seguridad, responsabilidad y respeto por el arte o por cualquier cosa que la persona emprenda”, agrega la profesora Philippides.

La práctica constante de este arte le traerá a los hombres y mujeres de todas las edades beneficios físicos y mentales, cuyos aprendizajes y efectos permanecerán de manera continua hasta la vejez.

Acerca de The Darlington Ballet School
FOTO: Cortesía de DBS Ballet School
FOTO: Cortesía de DBS Ballet School

La academia DBS se encuentra ubicada en Tres Ríos, Plaza Magnolia, segundo nivel. Se especializa en el método Vagánova de enseñanza del ballet y cuenta con la dirección Artística de la reconocida maestra canadiense Fury Darlington. Además de la asesoría pedagógica y artística de los mundialmente conocidos maestros rusos Stanislav Belyaevsky y Anastasia Dunets.

Para más información puede llamar o enviar un mensaje de WhatsApp al 84063134, o escribir al correo electrónico dbsballet@gmail.com