Mónica Morales. 28 mayo

Frecuentemente, las personas responsabilizan a ciertos grupos de alimentos por su exceso de peso. Esto sataniza los carbohidratos (como el azúcar) y las grasas que terminan prohibidos en la dieta diaria, sin que las personas hagan conciencia de que el problema radica más bien en los excesos y en un estilo de vida poco saludable.

Para la especialista en nutrición, Alejandra Irola, las nuevas tendencias que promueven dietas extremas y prohibitivas para ofrecer soluciones “mágicas”, solo derivan en inadecuados hábitos de alimentación que alejan a las personas de un estilo de vida realmente saludable.

Por esa razón, la especialista señala que es fundamental que los planes de alimentación incluyan alimentos variados, en las proporciones adecuadas, según las necesidades de cada persona, con el balance necesario entre la ingesta y el gasto de energía.

Zukra introduce al mercado su versión de azúcar baja en calorías: una mezcla de azúcar crudo con stevia, como alternativa 100% natural para endulzar

Además, es fundamental considerar otros elementos tales como la actividad física y recreativa, el manejo del estrés y la calidad de sueño.

Las enfermedades crónicas no transmisibles son multicausales y están asociadas a elementos ambientales, sociales, alimenticios, físicos y genéticos; por lo que los alimentos, por sí solos, no deben ser culpados o excluidos de forma arbitraria de la dieta.

Una alimentación saludable y balanceada incluye carbohidratos, tanto en adultos como en niños. El azúcar pertenece a ese grupo de alimentos y, de acuerdo con las Guías Alimentarias para Costa Rica del Ministerio de Salud, para una dieta de 2.000 calorías por día, el aporte de azúcar de consumo directo o añadido debería ser de 30 gramos, lo que equivale a 6 cucharaditas.

La nutricionista Irola explica que el azúcar es fundamental en la alimentación de las personas y que, con moderación, brinda variedad en la dieta y hace que los platillos sean más apetecibles. La recomendación es siempre utilizar una medida (una cucharadita) para calcular la cantidad que agregará a las comidas o bebidas.

“El azúcar es atacado por el exceso que consume la población, pero debemos recordar que un alimento no define mi condición. El padecimiento de enfermedades depende de si tengo o no un estilo de vida saludable”, explicó Irola.

La especialista recomienda consumir las seis cucharaditas de azúcar a lo largo de día. Por ejemplo, en la mañana y en la tarde se le puede agregar una cucharadita al café. Al almuerzo y la cena se puede preparar un fresco de fruta ácida (cas, mora o maracuyá) y agregarle una cucharadita para endulzar la bebida.