GDA . 10 noviembre, 2020

El uso de mascarillas al momento de entrenar no afecta el rendimiento ni los niveles de oxígeno en la sangre o en los músculos, según un estudio realizado en Canadá que aporta nueva evidencia sobre el tema. Según sus resultados, tampoco existen pruebas que demuestren que el uso de estos implementos durante la práctica deportiva aumente la inhalación de dióxido de carbono.

“Es un tema que ha generado controversia durante el año; pero se han ido desestimando las preocupaciones que había”, comenta Ignacio Orizola, fisiólogo del Laboratorio de Ciencias del Ejercicio de la Clínica MEDS, a propósito del estudio realizado por investigadores de la Universidad de Saskatchewan. En él, los autores precisan que sus hallazgos “son importantes, porque indican que las personas pueden usar mascarillas durante el ejercicio intenso, sin efectos perjudiciales sobre el rendimiento y un impacto mínimo en la oxigenación de la sangre y los músculos”.

Sobre todo, a medida que aumenta el número de personas que vuelve a ejercitarse al aire libre o en gimnasios, protegerse, en especial en espacios cerrados, “es importante, ya que las gotitas respiratorias pueden llegar más lejos con la respiración profunda durante el ejercicio vigoroso”, añaden.

Para la investigación, se pidió a los participantes, hombres y mujeres, que hicieran un breve calentamiento en una bicicleta estática, manteniendo la frecuencia de pedaleo a medida que aumentaba la intensidad, hasta que se cansaran.

La prueba se repitió en tres ocasiones, usando mascarilla quirúrgica, una mascarilla de tela y sin mascarilla, respectivamente. El equipo registró los niveles de oxígeno en sangre de los participantes y los niveles de oxígeno en los músculos y no encontró diferencias significativas.

Esto “confirma que hay que promover el uso de mascarillas durante la práctica deportiva, tal como lo han hecho organismos como la OMS y los CDC en EE.UU.”, precisa Orizola. Al aire libre, se debe mantener una distancia mínima de cinco metros al correr y 20 metros o más al ir en bicicleta.

Si no es posible, se debe recurrir a la mascarilla, de preferencia reutilizables (si son de tela, de tres capas), por sobre las con filtros o válvulas, que afectan la confortabilidad para respirar. Preferir también aquellas más flexibles y con un buen ajuste al rostro, dice el estudio.