Yuri Lorena Jiménez.   15 febrero
El misterioso A. Campbell fue el afortunado que se llevó más de un millón de dólares a casa en la Lotto de Jamaica. Eso sí, ni su familia sabrá que comparte techo con un millonario.Foto Twitter

El ganador del súper Loto de Jamaica, identificado solo como A. Campbell, recogió el premio de $1.1 millón dos meses después de haber ganado, pues su tremenda suerte le provocó severos ataques de ansiedad.

Pero bueno, tras recomponerse y ante el riesgo de que la entrega del premio caducara, el hombre hizo una aparición memorable --por decir lo menos-- cuando asistió al hotel Spanish Court, en Kingston, el pasado 5 de febrero, con el fin de cobrar el 1.1. millón de dólares que hace casi dos meses le provocó un estado de euforia casi demencial de la felicidad pero que, a la postre, se le volvió un problema.

“Tuve dolor de barriga durante dos semanas, a veces siento tanto dolor que olvidé que había ganado”, dijo Campbell a los medios jamaiquinos que, en medio de la sorpresa y las inevitables risas, presenciaron el momento en el que el nuevo millonario ingresó cubriendo su rostro con una máscara del personaje de la película Scream (de Wes Craven, 1996), con el fin de cobrar el premio con el que soñaría posiblemente una enorme mayoría de gente en todo el mundo.

El hombre, quien también usaba guantes negros, como el personaje de la película, comentó a la prensa local que, después de ganar en noviembre se enfermó durante varios días “porque estaba pensando demasiado”.

Sin embargo, cuando por fin se hizo presente para reclamar el cheque de la fortuna, dijo sentirse mejor. “Estoy bastante bien”, confesó a los reporteros. “Aunque un poco entumecido”, admitió. Campbell confesó sentirse inicialmente abrumado. “Miré mi boleto y corrí a mi baño y dije ‘¡gané! ¡gané!’. Desde el día en que descubrí que gané estuve enfermo. Me dolió la cabeza durante tres días de lo mucho que pensaba y tuve dolor de tripa durante dos semanas. A veces sentía tanto dolor que se me olvidaba que había ganado”.

Pasado el trance de salud, optó por ocultar su identidad para ahorrarse problemas con los muchos familiares, amigos y conocidos que eventualmente le pedirían favores de dinero. Los encargados de entregarle el premio a duras penas contenían la risa, sin embargo, el acto oficial transcurrió con normalidad... dentro de lo que cabe. Tras la entrega de la credencial que lo convertía en un nuevo rico, Campbell se veía ya bastante relajado, tanto como para posar en fotos que le dieron la vuelta al mundo por medio de redes sociales, donde el hombre, la máscara y el cheque fueron uno solo.

No es la primera vez que ocurre algo así en Jamaica, ya que se han dado varios casos de ganadores de la lotería que se cubren el rostro por las mismas razones que lo hizo A. Campbell. Hace apenas un año, otro ganador de la lotería usó una máscara de emoji amarilla para ir a retirar su premio, que en este caso fue de 1.8 millones.