Revista Dominical

Personajes 2019, Fernando Ocampo: ‘La Liga me salvó la vida’

El presidente la Liga reflexiona sobre los altos y bajos de su equipo –los rojos y los negros, como él les llama– en el año del Centenario.

Fernando Ocampo tiene un currículum envidiable en materia de comercio exterior. Estudió derecho en la UCR y después de eso viajó a Inglaterra, España y Suiza a especializarse. Fue viceministro de comercio exterior, el puesto más alto que llegó a ocupar en un ministerio en el que empezó a trabajar “sacando copias y haciendo mandados”, cuenta.

Y bueno, es liguista y le encanta ir al estadio. Esa debería ser la última línea en su hoja de vida, pero hace tres años él decidió ponerla de primera al volverse presidente de la Liga Deportiva Alajuelense, equipo de fútbol que este 2019 cumplió su centenario.

Viene de una larga línea de manudos, pues su bisabuelo, Ramón Aguilar Soto, fue el primer presidente del club, cien años atrás.

Poco se imaginaba él que en este 2019 viviría al lado de su equipo algunos de los episodios más intensos de su vida.

“A mí la Liga me salvó la vida”, dice Ocampo sin titubeos. La salud, la suya y la del equipo que representa, fueron tema noticioso este año.

Año de rojos y negros

En el año del centenario, Alajuelense ha tenido todo tipo de altos y bajos. Ha sido, en palabras de Ocampo “un año de rojos y negros”.

Hablemos primero del equipo. La Liga sufrió al inicio del año unas 20 lesiones que lo dejaron sin esperanzas de alcanzar su deseado título número 30. En ese momento, como presidente del equipo, salió a dar la cara en los medios.

“Cuando el equipo está bien todo el mundo atiende entrevistas, pero en esas situaciones de crisis es a uno al que le toca. Cuando estamos celebrando goles nadie está pensando en el presidente”, señala.

Además de las lesiones del equipo, Ocampo fue diagnosticado con el síndrome Guillain-Barré, una enfermedad causada por los ataques del sistema inmunitario al sistema nervioso y que genera parálisis.

“Volvía de España hacia el país el Viernes Santo porque el sábado jugaba La Liga, recuerdo que mi esposa me dijo, ‘¿por qué no aprovechar un día más allá?’. Pero no quise, La Liga jugaba el sábado contra Heredia. Si yo me hubiese quedado un día más, no me dejaban subirme en el avión de regreso.

”Si yo me hubiera devuelto el sábado hubiera sido más difícil porque es una enfermedad muy agresiva, pero yo me devolví viernes y por eso siempre digo que a mí La Liga me salvó la vida”, cuenta Ocampo.

El presidente liguista ha llevado terapia física para recuperar su movilidad. Salió del avión con ayuda de su familia, pero luego pudo entrar caminando a la celebración del centenario. Los problemas de parálisis faciales también los superó rápidamente.

‘Estoy comprometido con La Liga’

En el 2016 fue cuando Fernando Ocampo llegó a Alajuelense como presidente, en lo que él llama “una decisión conciliadora” que logró unir varios grupos entre los asociados del club de cara al Centenario.

“Yo venía con una trayectoria en la vida pública en la que se me conocía como liguista, y creo que el club necesitaba eso, a alguien fresco alejado de todas esas fricciones. (…) Al final el fútbol es una empresa, los jugadores hacen su parte y la junta directiva toma decisiones para que la institución contacte bien con la afición, que son tus clientes, eso necesitaba el club”, explica.

Ocampo niega que su vinculación con el equipo tenga algo que ver con aspiraciones políticas, de hecho rechazó de plano esta posibilidad.

“A mí se me ofrece encabezar la papeleta de diputados de dos partidos, para ser parte de esta asamblea y yo digo que no porque estoy comprometido con La Liga”, explica el presidente.

Fernando Ocampo no le huye a hablar de los puntos más criticados de su gestión, como la llegada del técnico Benito Floro en diciembre del 2016. Se suponía que Floro estaría en el equipo hasta el 2019 y solo duró nueve meses en su cargo.

“Benito se supone que haría parte del trabajo que luego hace Agustín (Lleida), de trabajar con ligas menores y la gerencia. Pero por la coyuntura en la que entramos en la que no había entrenador –por recursos que no había– se tomaron decisiones. El proyecto no funcionó y bueno, es parte de los aprendizajes que hay”, manifiesta.

La gran inversión en fichajes a inicios de este año resultó insuficiente cuando más de 20 jugadores del cuadro se lesionaron y finalmente el equipo no clasificó a la segunda fase del torneo.

“Le insisto a mi familia que no hay que creerse ni los buenos ni malos comentarios. El fútbol, como cualquier deporte, es cambiante y te puede costar llevar las cosas con naturalidad, tanto en lo bueno como en lo malo”.

Pero la suerte sonrió en el Apertura 2019 tras el cambio de entrenador y gerente deportivo. El equipo de su gente alcanzó un récord en el torneo: la Liga se volvió el primer y único equipo que hizo goles en sus 22 partidos de la fase regular. Por estos días el equipo todavía tiene “saldos pendientes” con la afición liguista, como le dice Ocampo a la 30, pero algo es seguro: el año del Centenario de la Liga será uno inolvidable para él y para el club.

Carlos Soto Campos

Carlos Soto Campos

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo en la Universidad Latina y estudiante de la Licenciatura en Comunicación de Masas. Escribe sobre música y temas culturales.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.