Lysalex Hernández A.. 28 abril
Natalie Ewing trabaja en la agencia de viaje Costa Rica Expeditions desde el año 1986. Para ella, la clave del éxito en el turismo es lograr empatía con los viajeros. Fotografía: Rafael Pacheco
Natalie Ewing trabaja en la agencia de viaje Costa Rica Expeditions desde el año 1986. Para ella, la clave del éxito en el turismo es lograr empatía con los viajeros. Fotografía: Rafael Pacheco

En el año 1970, Natalie Ewing emprendía, con tan solo cuatro años, un viaje que le cambiaría por completo la vida. Cuando el avión a propulsor DC6, en el que viajó junto a sus padres, Jack y Diane, aterrizó en Costa Rica, comenzó su historia, la de una pequeña que se enamoró tanto de su nuevo hogar, y que hoy, más de 45 años después, trabaja en hacer que turistas de todo el mundo conozcan el país a través de experiencias inolvidables.

“A mi papá se le encomendó el trabajo de trasladar un hato de 37 cabezas de ganado desde Canadá hasta Costa Rica, además de encargarse de la adaptación de estos animales al clima tropical. Es por eso que junto a él viajamos mi madre, nuestro perro Pierre y yo en un avión a propulsor DC6, que no tenía aire acondicionado, sino ventanas. ¿Se imagina lo que fue ese viaje para nosotros? ¿Todos en un mismo avión? ¿Junto a esa cantidad de vacas y toros? Fue algo realmente inolvidable”, comenta con una enorme sonrisa.

Ese fue el viaje en el que ella sintió que, al igual que lo hizo su familia, otras personas debían experimentar este tipo de emociones en el país y que, según su experiencia, terminan convirtiéndose en recuerdos inolvidables. Para esta mujer, de 52 años, su trabajo no se trata solo de organizar viajes, sino que su objetivo es hacerlo con vacaciones diseñadas a la medida.

Parte de las labores de Ewing son capacitar a los distintos guías que lideran las excursiones de Costa Rica Travel Expeditions. Uno de ellos es Norton Sinclair. Fotografía: Cortesía Natalie Ewing para La Nación
Parte de las labores de Ewing son capacitar a los distintos guías que lideran las excursiones de Costa Rica Travel Expeditions. Uno de ellos es Norton Sinclair. Fotografía: Cortesía Natalie Ewing para La Nación

Ha sido su labor lo que la llevó a ser incluida en WOW List 2019, en la que la afamada periodista de viajes Wendy Perrin –primera defensora de viajes en la plataforma TripAdvisor y quien asesora a más de 315 millones de visitantes mensuales– recomienda a sus expertos de confianza en viajes de todo el mundo, esto para el caso de Costa Rica.

A este logro se suma también el reconocimiento que le otorgó a finales del año pasado la revista Condé Nast, especializada en estilo de vida, moda y viajes, nombrándola como una de las mejores especialistas en viajes si el destino es nuestro país.

“Son los propios turistas quienes comparten sus evaluaciones con estos sitios especializados, en donde hablan sobre su experiencia y el trato que les ofrecemos por medio de unas entrevistas. Creo que la clave ha sido saber escucharlos, hacerlos vivir las vacaciones que ellos realmente sueñan y que cuando se van de Costa Rica sientan que son otras personas, gracias al aprendizaje que se llevan consigo”, asegura la directora de mercadeo y servicio al cliente de la agencia de viaje Costa Rica Expeditions, en la que trabaja desde 1986.

Precisamente, la huella que ha dejado en los viajeros es la que la ha convertido en protagonista de las cientos de recomendaciones que recibió la editorial Condé Nast y que la convirtieron en la mejor Top Travel Specialists del país. Uno de ellos fue el de una pareja que trabajó durante toda su vida para que. cuando llegara el momento de pensionarse, se dedicarían a recorrer el mundo.

Para Natalie Ewing es esencial conversar, ya sea por teléfono o vía Skype, con las personas para poder conocerlas y planificar las vacaciones que cumplan con sus objetivos. En caso contrario, prefiere no aceptar el trabajo

El primer destino que escogieron para inaugurar esta etapa fue Costa Rica. Este viaje no solo marcaba un nuevo comienzo para la pareja estadounidense, sino que representaba una especie de celebración, luego de que la mujer superara, en dos oportunidades, un cáncer. Tras varias conversaciones, se planearon distintas actividades, entre ellas realizar snorkeling en la Isla del Caño.

“La principal anécdota de ese viaje fue que, días antes de viajar a Costa Rica, un murciélago la mordió, por lo que debía recibir varias dosis de una vacuna, lo que los llevó a pensar en cancelar sus vacaciones en el país. Para que no lo hicieran, yo me comprometí a que ella cumpliría con todo este procedimiento médico”, recuerda.

Fue entonces cuando la planificadora coordinó el traslado desde el lugar donde se encontraba la turista hasta una clínica en San José, para que le fueran colocadas las dos vacunas que requería. Su disposición y entrega en resolver las distintas necesidades de la pareja, fue lo que más alabaron durante la recomendación que hicieron de su trabajo.

“Cuando leí el testimonio de ellos no pude contener las lágrimas. Creo que es allí cuando uno se da cuenta que el trabajo no es solo organizar unas vacaciones, sino que la labor es ayudar a que otras personas construyan recuerdos. Al final de todo, más allá del souvenir o de la fotografía que se llevan, nosotros trabajamos porque lo más valioso de su viaje a Costa Rica sean las experiencias que vivieron aquí”, explica Ewing, quien nació en Colorado, Estados Unidos.

 Natalie Ewing asegura que uno de los lugares que más disfruta en Costa Rica son los canales del Parque Nacional Tortuguero. Fotografía: Cortesía Natalie Ewing para La Nación
Natalie Ewing asegura que uno de los lugares que más disfruta en Costa Rica son los canales del Parque Nacional Tortuguero. Fotografía: Cortesía Natalie Ewing para La Nación
El valor de los detalles

Para Natalie, quien pasó su infancia y parte de su adolescencia entre fincas del Caribe y del Pacífico central costarricense, los 32 años que tiene de experiencia en esta industria, le ha permitido organizar todo tipo de vacaciones, desde aquellas que representan la celebración de vencer alguna enfermedad, hasta las que significan una oportunidad de reencontrarse, después de muchos años, con sus seres queridos.

Ewing atiende entre ocho y diez grupos de viajeros al mes, en los que además de organizarles itinerarios y logística, su propósito es que estas personas, luego de disfrutar su estadía en el país, puedan responderse preguntas como: ¿qué aprendí en mi viaje? ¿qué resolví? o ¿qué logré en estos días de esparcimiento?

Según la experta, es vital que las personas entiendan lo importante que es dedicarle tiempo de planificación a las vacaciones, haciendo un alto a la rutina y establecer las prioridades que se tienen con el viaje. Esto es parte esencial para cumplir con todas las expectativas que se tienen, al menos, esto es lo que ha confirmado en sus años de experiencia.

“Un ejemplo de ello es una familia de 10 integrantes, que vienen desde Nueva York en diciembre de este año. La razón principal de este viaje, es que el abuelo, que era un señor fuerte, activo y aventurero, fue diagnosticado con una enfermedad degenerativa, que ya le está ocasionando problemas para poder movilizarse. Ellos quieren aprovechar que todavía se puede mover con cierta ayuda y pasar tiempo de calidad con sus nietos”, relata.

Dentro de las principales recomendaciones de Ewing para los viajeros es disfrutar de la fauna de Costa Rica en lugares como la Península de Osa. Fotografía: Cortesía Natalie Ewing para La Nación
Dentro de las principales recomendaciones de Ewing para los viajeros es disfrutar de la fauna de Costa Rica en lugares como la Península de Osa. Fotografía: Cortesía Natalie Ewing para La Nación

En este caso en particular, el grupo dispondrá de una serie actividades con la que buscan fortalecer sus lazos familiares y construir recuerdos en Playa Danta, Guanacaste, y en el Parque Nacional Tortuguero. Una de ellas es que se creará una especie de sala frente al mar, en la que compartirán abuelos e hijos, quienes a su vez tendrán la oportunidad de ver a los nietos practicando surf o kayak.

La travel planner explicó que conociendo el propósito real del viaje, es que se coordinó una logística especial: que los cuatro niños que forman parte del grupo tengan el tiempo suficiente para compartir con su abuelo y crear memorias de cuando él todavía tenía la capacidad de hacer cosas tan sencillas, como conversar mientras ven un atardecer.

“Si existe algo valioso es el tiempo, pero el que es dedicado a las vacaciones es el que menos tenemos. Las personas tienen que estar dispuesta a detener su rutina y conversar sobre lo que quieren y esperan de su viaje”

Otra de las visitas que la tiene muy entusiasmada es la de Caroline, una niña de 12 años que escogió visitar el país como un regalo especial de parte de su abuelo. La chica, al igual que esta experta en viajes, padece de diabetes tipo 1, por lo que ha planificado todo tipo de actividades que la permitan sentirse segura con respecto a la atención de su enfermedad, pero cumpliendo también algunos de sus sueños, entre ellos conocer las especies de ranas que solo hay en Costa Rica.

“Yo he atravesado Corcovado con mi insulina en el salveque y todo salió bien, así que quiero que ella se dé cuenta que puede hacer todo lo que se proponga. En turismo creo que muchos tienen la idea errada de que como travel planner se está en el centro del escenario, pero eso no es así. Quienes realmente son el centro de atención son las personas que nos honran escogiendo Costa Rica como destino, porque vienen hasta aquí para cumplir un sueño y no hay nada más importante que eso”, cuenta.

Las vacaciones que planifica Ewing son capaces de adaptarse a cualquier presupuesto, ya que desde su perspectiva, la inversión para aventurarse en Costa Rica dependerá de las prioridades que tenga el viajero en cuanto a los lugares que quiera visitar, en dónde desea hospedarse y cuál tipo de turismo desea realizar.

Amor tricolor

Cuando Natalie habla de Costa Rica es imposible que no contagie a otros el amor y la admiración que siente por el país. Es esa misma sensación de felicidad y plenitud que experimenta todavía hoy al recorrer el país, es la que desea compartir con el resto del mundo. Para ella, lo más importante y que marca la diferencia con respecto a otros lugares turísticos es el don de gentes de los costarricenses.

“Yo he tenido la suerte de poder compartir con personas de campo en el Caribe, Tortuguero, Corcovado, en fin, en muchos lugares que me han permitido vivir de la autenticidad de cada uno de ellos. A esto se suma la diversidad de naturaleza que hay en nuestro país, que te permite ver innumerables cantidades de aves, observar mamíferos de cerca y atravesar distintos tipos de bosques, lo hace un lugar único”, afirma.

Las cataratas ubicadas en Bajos del Toro es uno de los lugares más visitados en Costa Rica por los vacacionistas. Fotografía: Cortesía Natalie Ewing para La Nación
Las cataratas ubicadas en Bajos del Toro es uno de los lugares más visitados en Costa Rica por los vacacionistas. Fotografía: Cortesía Natalie Ewing para La Nación

Natalie, que hasta el año pasado pudo dedicarse a estudiar y aprobar los exámenes que le permitieron obtener la nacionalidad costarricense, asegura que el tomarse el tiempo necesario para saber cuáles son las prioridades de sus clientes ha sido clave para lograr ser reconocida en la industria del turismo, tanto a nivel nacional como internacional.

“Costa Rica ofrece esa versatilidad de ajustarse a todo tipo de viajeros, desde aquellos que solo desean viajar con su mochila a cuesta o aquellos que quieren hospedarse en los hoteles más lujosos del mundo. Cumplir con las expectativas dependerá únicamente de crear un plan que adecue a sus necesidades y al presupuesto. Nosotros, como agencia, somos capaces de adaptarnos a ello”, afirma.

Ewing confiesa que sus lugares favoritos para conectarse con la biodiversidad del país son el Pacífico sur y la Península de Osa, por lo que es una de las principales zonas que recomienda visitar a los viajeros, ya que es una experiencia que no podrán experimentar en otro lugar. Hacerlo junto a guías turísticos le ofrecen un valor agregado a la experiencia.

Al hacer un repaso por el trabajo hecho hasta ahora, Ewing considera que lo más valioso de vivir de forma cercana este tipo de experiencias es el haber aprendido a practicar la empatía, entendiendo que en su profesión no se puede juzgar ni opinar, sino más bien se trata de saber entender qué es lo que añora sentir y experimentar el viajero que llega a Costa Rica. Esa ha sido la clave para hacer que cualquier lugar del país sea un “paraíso en la Tierra”.

Vacaciones de ensueño

Natalie Ewing hace estas seis recomendaciones que le permitirán lograr superar las expectativas con respecto a sus vacaciones:

  1. Tomarse el tiempo necesario para meditar qué se quiere lograr con el viaje, ya sea descansar, meditar o realizar actividades extremas.
  2. Investigar cuál es el mejor mes del año para cumplir los objetivos en el país que será destino para las vacaciones.
  3. Conversar con un experto en temas de turismo, porque ayudará a simplificar la toma de decisiones en una dirección correcta.
  4. Armar un itinerario básico, en el que cada una de las personas que van a viajar tengan la posibilidad de realizar actividades en conjunto.
  5. Establecer prioridades sobre si lo más importante es las aventuras a vivir o los lugares donde se van a hospedar.
  6. Tener claro el presupuesto que se invertirá en las vacaciones.