La esposa de Daniel Ortega es ahora la vicepresidenta electa de Nicaragua, lo que sugiere una posible dinastía familiar en el país vecino.

 11 noviembre, 2016
Daniel Ortega y Rosario Murillo celebraron con sus seguidores.
Daniel Ortega y Rosario Murillo celebraron con sus seguidores.

La siguiente edición de la Revista Dominical tendrá en su portada una de las principales historias de política internacional de esta semana; una que, sin embargo, quedó un poco eclipsada por el terremoto ocasionado en Estados Unidos con la elección de Donald Trump.

El pasado domingo, 6 de noviembre, Nicaragua tuvo sus propio proceso electoral. La victoria de Daniel Ortega era inminente. Pero el interés radica en quien le acompañará en la vicepresidencia: su esposa, Rosario Murillo. ¿Por qué es importante la designación de la mujer?

Danny Brenes lo explica:

Un artículo de El País Semanal cuenta que el actual presidente del congreso nicaragüense está enterrado. René Núñez Téllez fue nombrado presidente de la Asamablea Nacional de Nicaragua por mandato del jefe de estado, Daniel Ortega, que tuvo el apoyo de los diputados del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

¿Por qué importa esa historia? Porque es una muestra de que de los ideales revolucionarios queda muy poco en Nicaragua; en su lugar, se ha impuesto un despotismo tropical que ha secuestrado la democracia del país vecino. Las elecciones del fin de semana pasado fueron una farsa y lo único realmente importante –y preocupante– que se desprendió de ellas fue la confirmación de Rosario Murillo, esposa de Daniel, como vicepresidenta del país.

Como la trama de una temporada de House of Cards, el drama político de Netflix, Murillo es hoy una heredera del poder. "En la presidencia somos 50% ella y 50% yo", ya dijo el propio Ortega una vez. Mientras la salud del mandatario se resquebraja, es su esposa quien le sucedería.

La primera piedra de una dinastía familiar.

—Danny Brenes

***

La venidera edición también incluirá una crónica de Priscila Gómez, quien visitó el Parque de La Merced, donde se reúne una gran cantidad de nicaragüenses, para conversar con ellos sobre los resultados de las elecciones y sobre la salud social y democrática de un país que no les fue suficiente.

Jorge Mora conversó con varios adultos mayores quienes combaten la demencia a través de la creación artística en talleres literarios.

En Estados Unidos existe un selecto club que se reúne un par de veces al año. Las condiciones para pertenecer a él son particulares: ser condenados a muerte por crímenes que no cometieron y posteriormente recibir la exoneración tras demostrarse su inocencia. Lucía Vásquez cuenta sus historias.

Ilustración de Juan Carlos Alpízar
Ilustración de Juan Carlos Alpízar

Además, no podíamos no reaccionar a la noticia que el martes por la noche trastornó al planeta. Los ilustradores y diseñadores de La Nación tomaron sus lápices y expresaron con formas y colores lo que piensan cuando escuchan la frase que muchos no creímos posible: Donald Trump es presidente de los Estados Unidos.

Esto, junto a nuestras secciones habituales, lo encuentra este domingo, en la Revista Dominical.