Por: Lucía Vásquez.   18 mayo
Athina es heredera de una fortuna valorada en 2.700 euros. Foto: Gtres
Athina es heredera de una fortuna valorada en 2.700 euros. Foto: Gtres

Fue en noviembre pasado cuando la bomba explotó. El periódico alemán Bunte reveló que Athina Onassis y quien había sido su esposo durante 11 años, el jinete Álvaro Alfonso de Miranda Neto (conocido como Álvaro Doda), estaban divorciados desde octubre.

Con el anuncio vino una avalancha de revelaciones.

Athina, única descendiente directa y nieta del fallecido magnate griego Aristoteles Onassis, había decidido separarse de su esposo tras conocer la apabullante y descarada red de infidelidades que protagonizó Doda a sus espaldas.

La atropellada historia de la heredera de lo que se consideraba la fortuna más grande del planeta durante el siglo pasado, a la cual la niña tendría acceso al cumplir sus 18 años, está ahora escrita en papel.

Se llama El cuaderno rojo y a través de suculentas páginas, el libro presentado esta semana en Atenas, disecciona el matrimonio de la heredera griega.

Fue escrito por el empresario Alexis Mantheakis, quien durante años fue el relacionista público de Thierry Roussel –cuarto y último marido de Christina Onassis y padre de Athina–, además de abogado.

En el texto, Mantheakis relata cómo la que resultó ser una escort (prostituta acompañante) de Doda durante más de ocho años lo contactó a través de Facebook.

En ese momento, a unos meses de la boda de la expareja (en 2005) la doble vida del brasileño arrancó.

Revelaciones

El nombre del libro proviene, precisamente, de una carpeta repleta de documentos que recibió Mantheakis por parte de una mujer hasta ese momento desconocida y apodada Niki.

En ella, la mujer demostraba los rumores que ya Athina había escuchado: ambos habían mantenido una relación amorosa a espaldas de la multimillonaria griega, heredera de una fortuna estimada en 2.700 millones de euros.

Mantheakis se convirtió en asesor de la joven en su proceso de divorcio y así obtuvo hasta los últimos detalles de una vida repleta de desgracias.

Y es que la conducta de Doda iba más allá de una doble vida, pues se conducía con una mentalidad totalmente abierta al llegar a compartir los servicios de la escort con sus amigos brasileños. El infiel sistemático salía frecuentemente por las noches y dejaba a Athina viendo televisión.

Alexis Mantheakis disecciona en su nuevo libro el matrimonio de la heredera griega Athina Onassis (de 33 años) y el jinete brasileño Álvaro Affonso de Miranda Neto (de 45), gracias a la cercanía que tuvo con su familia.
Alexis Mantheakis disecciona en su nuevo libro el matrimonio de la heredera griega Athina Onassis (de 33 años) y el jinete brasileño Álvaro Affonso de Miranda Neto (de 45), gracias a la cercanía que tuvo con su familia.

“A pesar de que las infidelidades de Miranda comenzaron a los pocos meses de casarse en 2005, su mujer no fue consciente de la situación hasta mayo de 2016, y fue un empleado de su casa de Wellington, en Florida, quien tuvo que abrirle los ojos tras presenciar algunas de las aventuras del que era su adorado marido”, escribió el medio español El País en un reportaje especial sobre la vida de Athina.

Pese a que ya había tomado la decisión de separarse, Athina le prestó a Doda uno de sus caballos para participar, semanas después, en los Juegos Olímpicos de Río.

El capitán del equipo brasileño de hípica no consiguió ninguna medalla y salió con las manos vacías.

Divorcio mediático

La ruptura del matrimonio entre ambos se firmó en Bélgica, a finales del 2017. En ese momento se dio a conocer un acuerdo prenupcial en el que Doda recibiría un millón de dólares por año de casado, es decir, un total de 11 millones.

“El jinete pedía mucho más, pero gracias a la intervención del abogado especializado en divorcios multimillonarios Robert Stephan Cohen y a la ‘carpeta roja’, Athina logró un acuerdo satisfactorio”, informó ABC.

Mantheakis fue testigo de muchos momentos íntimos y familiares de la heredera: sus viajes a Grecia y sus vacaciones en Ibiza con su padre, Thierry Roussel, y sus hermanos.

En las páginas deja en evidencia el aprecio que tiene por esta mujer hermética, a la que por momentos se refiere como “una muñeca de acero”.

Entre las revelaciones, también muestra una cara más fría de Athina.

“Cuenta, por ejemplo, que durante unos meses dejó sin pensión a Olga, una anciana prima de su abuelo (era una obligación testamentaria de Aristóteles Onassis), forzándola a buscar comida en la basura”, agregó ABC. “Y se lamenta de que cuando el propio Mantheakis le solicitó ayuda financiera para los elevados gastos hospitalarios de su mujer, enferma de cáncer, no obtuvo respuesta”.

El autor cuenta que Athina ha cerrado aún más su estrecho círculo privado: vive rodeada de sus caballos, acompañada de sus empleados y abogados y alejada de la huella de los Onassis.

Legado de soledad

La misma soledad y desolación de Athina ha perseguido a su familia durante décadas.

Cristina Onassis, su madre e hija del millonario que construyó un imperio en la industria naviera, falleció por una sobredosis a los 37 años.

Dejó a su hija, Athina, de tan solo tres años cuando ya se había casado cuatro veces y todas terminaron en ruptura.

Aristóteles, el abuelo de la joven heredera, no soportó que años antes, su otro hijo (de 23 años) falleció en un accidente de aviación, en 1973. Su esposa, también llamada Athina, murió dos años después también por una sobredosis.

“Fue ella quien quedó como única heredera de Aristóteles, quien para el momento de su fallecimiento, en 1975, ya estaba casado con Jackie Kennedy, lo cual generó una pugna por la herencia entre la esposa y la hija”, publicó este medio en enero.

A su abuelo nunca lo conoció, ya que Athina nació 10 años después de la muerte del magnate.

Tras el divorcio acordaron que Athina le daría a Doda un millón de dólares por años de casado,s es decir, un total de 11 millones. Foto: Archivo
Tras el divorcio acordaron que Athina le daría a Doda un millón de dólares por años de casado,s es decir, un total de 11 millones. Foto: Archivo

La historia de infidelidad y escándalos también la vivió su madre, cuando estuvo casada con su papá Thierry Roussel.

De hecho, Roussel no se salvó de que el autor del libro compare a Doda y a su padre: ambos ambiciosos y amantes del dinero.

El divorcio de sus padres sucedió como consecuencia de la verdad: su mamá se enteró que su esposo había tenido un hijo con su amante mientras estuvieron casados.

“Roussel también consiguió de su mujer una separación millonaria y una renta vitalicia de dos millones de dólares anuales desde que ella falleció, en noviembre de 1988”, escribió El País.

Por mucho tiempo se creyó pensaba que Athina había logrado escapar de la maldición de su familia, manteniéndose fuera del ojo público por años. No fue así.

“La vida de la discreta Athina Onassis parecía librarla del estigma de traiciones, tristezas y soledad que acompaña a su apellido”, agregó el medio español. “Pero tal parece que su fortuna no ha sido suficiente para blindar la felicidad que parecía haber encontrado cuando conoció al jinete Álvaro Miranda mientras ambos practicaban su deporte favorito”.