Por: Natalia Díaz Zeledón.   18 junio
Entre el 2013 y el 2016, Barack Obama recibió, en promedio, $25.687 de cada país que lo agasajó. Foto: Guardia Costera EE.UU.
Entre el 2013 y el 2016, Barack Obama recibió, en promedio, $25.687 de cada país que lo agasajó. Foto: Guardia Costera EE.UU.

La revista indagó información del Departamento de Estado respecto a los regalos diplomáticos que recibieron los presidentes George W. Bush (2001-2008) y Barack Obama (2009-2016) en sus administraciones.

Dice la Biblia que los Reyes Magos le ofrecieron al niño Jesús tres regalos simbólicos: oro, incienso y mirra.

Los grandes líderes del mundo también se agasajan entre ellos con detalles pero, como encontró la revista francesa Paris Match, en el caso de lo que reciben los presidentes estadounidenses, los costos exceden con creces su valor simbólico.

La revista indagó información del Departamento de Estado respecto a los regalos diplomáticos que recibieron los presidentes George W. Bush (2001-2008) y Barack Obama (2009-2016) en sus administraciones.

Por mucho, quien recibió los regalos más costosos fue Barack Obama, especialmente en su segunda presidencia.

Entre el 2013 y el 2016, en promedio, cada país que lo agasajó hizo un desembolso de $25.687 en regalos.

Por otro lado, en su primera administración –cuando se convirtió en el primer presidente afrodescendiente de Estados Unidos– el promedio de inversión alcanzó los $10.528 por nación.

A George W. Bush no le fue tan bien en su segundo periodo entre el 2005 y el 2008 porque recibió en promedio $8.032 de cada país que le envío un detallito. Fue la época de la guerra en Irak y, durante ella, el estadounidense no gozó de mucha popularidad en el mundo.

En su primer mandato, Bush tuvo mejor suerte. Cada país invirtió en promedio $13.486 en los regalos que compraron entre el 2001 y el 2004.

Paris Match también encontró que el país más generoso con los presidentes fue Arabia Saudita. En 16 años, gastó casi $3 millones en regalos para Estados Unidos.

Arabia Saudita le entregó a Bush el regalo más caro de todos los consignados: una pintura de un millón de dólares del artista C.M. Russell, famoso por sus paisajes con indios y vaqueros.

Italia es el segundo país que más dinero le dio a los mandatarios: invirtió más de $334.000 en 16 años.

El exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi fue el más “botado”, sobre todo con seis relojes de diseñador para Bush. El más costoso fue de $14.500 y el más barato de $2.200.

En Latinoamérica, el país más oneroso en sus regalos fue México ($55.345). Mientras que los más mesurados fueron Nicaragua ($600) y Costa Rica ($1.025).