Revista Dominical

500 kilómetros en el nombre de 500 familias: un desafío de cuatro días por Costa Rica

El reto que se propuso el deportista Carlos Robles va más allá de la hazaña física: él correrá a pie y en bicicleta en pos de donativos que permitan llevar diarios a hogares afectados por la pandemia.

Desde hace aproximadamente seis meses levantarse a las 4 a. m. no representa ningún sacrificio para Carlos Robles Alvarado.

Él es un costarricense amante del deporte que durante la pandemia se dio cuenta de lo agradecido que está con lo que tiene. Su perspectiva de vida ahora es muy diferente.

Madrugar para hacer ejercicio ahora no solo representa una oportunidad para estar más saludable, sino que también le permite estar cada día más cerca de cumplir con una meta que se propuso con la llegada de la covid-19 al país: poder llevar hasta la mesa de 500 familias un plato de comida.

Robles se planteó hace más de seis meses recorrer el país en cuestión de cuatro días, tanto a pie como en bicicleta, haciendo un llamado a los costarricenses para que quienes tengan entre sus posibilidades donar, aunque sea una bolsa de arroz o de frijoles lo hagan, pues muchas personas han sido afectadas económicamente por la pandemia.

Esta fue la forma que encontró el deportista para poder retribuir su agradecimiento con la vida.

“En un año tan duro he podido mantener el trabajo, la salud y he podido ver a mi familia bien, pero también he visto cómo a mí alrededor hay mucha gente que en realidad está pasando momentos muy duros. Me di cuenta que hacer un aporte económico a una fundación no es suficiente para las necesidades que tienen muchas familias, entonces me empecé a preguntar qué podía hacer yo para ayudar mucho más y encontré que puedo hacer esto”, detalla.

La idea del deportista es recorrer desde el próximo miércoles 16 de diciembre y hasta el sábado 19 poco más de 500 kilómetros de Costa Rica, buscando 500 diarios para donarlos al proyecto Recuperando Terreno de la Asociación Pro Rescate de la Pobreza, una fundación que desde el inicio de la pandemia se ha encargado de recolectar diarios para donarlos a las familias de escasos recursos en Pavas.

Desde hace ocho meses, por mes entregan un total de 120 diarios.

“Yo soy oriundo de Pavas y escuchaba lo difícil que era llegar a esos 120 diarios mensuales, lo logran con las uñas. Entonces yo decía ‘qué difícil es esa parte de poder recaudar fondos para ayudar’, porque por más que muchos quieran ayudar, siempre andan en una la lucha constante y al mismo tiempo sentí esa admiración por muchas de estas personas que son líderes de estas iniciativas, que van a cualquier lugar para entregar diarios o llevar alimento”, detalla.

Robles afirma que la idea la había visto en competencias que se hacen en el extranjero, donde hay muchas personas que corren por caridad, pidiendo ayuda para diferentes causas y que son exitosas. Ahora espera que su plan sirva para que muchas más familias puedan recibir un diario.

“Al final de cuentas 500 familias es una cifra mínima si se compara con la cantidad de familias que la están pasando difícil en el país”, añade Robles, de 38 años.

Reto doble

Aunque esta es la primera ocasión en la que Robles recorrerá tantos kilómetros, se siente tranquilo y preparado para iniciar el recorrido, el cual define como un reto.

Sin embargo, confía en su experiencia para llegar hasta el final sin ninguna complicación.

Él es un vecino de Santa Ana quien desde los 16 años está ligado al deporte. En aquel entonces recuerda que practicaba artes marciales y a los 18 años se convirtió en boxeador profesional: fue campeón de Costa Rica, en Centroamérica y tercero del mundo en su categoría, sin embargo, pocos años después se retiró.

“Me siento con la responsabilidad de impulsar algo como el deporte, que a la gente le gusta, que promueve salud y al mismo tiempo tratar de incentivar a que por medio de esto que, es un reto difícil, llamar la atención de la gente para que vea que hay familias que necesitan ayuda. Creo que con que logremos que un grupito de gente se enganche ya hicimos algo”, asevera.

¿Por qué se realizará este recorrido? Luego de muchos retos, el objetivo principal de la campaña #500KMCR, es fomentar...

Posted by recuperando.terreno on Tuesday, November 24, 2020

Pero esta causa ha significado un gran reto para Robles no solo por la preparación y el recorrido, sino porque prefiere mantener un bajo perfil. No obstante, sabe que es el rostro de la campaña y quien está detrás de la idea.

“A mí no me gusta figurar, soy muy bajo perfil con eso y este 2020 ha sido un año lleno de altibajos y muchas cosas y tal vez el hecho de ser yo el que tengo que hablar del tema es muy complicado, porque además yo no quiero que me vean a mí, quiero que vean a las 500 familias y lo importante que es el deporte para la vida”, dice.

De hecho, afirma que ni siquiera tenía redes sociales, pero por la actividad debió crear un perfil de Facebook, aunque reconoce que no lo maneja él, porque no le gusta.

Además, pese a su ardua preparación, hace poco mas de un mes resultó positivo de covid-19 y por dos semanas no pudo entrenar ni salir de su casa. Esto conllevó bajar las revoluciones y pausar los entrenamientos que empezaron en agosto y han sido de mínimo tres horas (los días que anda en bicicleta) y hasta de cinco horas (los fines de semana).

“Yo me preguntaba ‘¿qué pasa si me pasa algo?, yo no quiero cancelar este evento porque tuve covid-19′. Pero la verdad es que me recuperé muy bien y sí, tuve una pausa, y sí tuve que dejar mi entrenamiento, pero ya estoy al 100% y me siento bien y todos los pequeños obstáculos creo que son parte de lo que uno le hace disfrutar las cosas. Ahora el obstáculo que en realidad no me deja dormir es el gran compromiso de tratar de ayudar a esos 500 familias”, comenta.

Y a dos semanas de iniciar su recorrido le ilusiona saber que a lo largo de los 500 kilómetros sus hijos Ema, Juliana y Santiago lo estarán apoyando en diferentes puntos, junto a su esposa Claudia Crespo.

Recorrido

El reto de Robles comenzará el miércoles 16 de diciembre, cuando se suba a la bicicleta a las 4 a. m. en Santa Ana y se dirija hacia Heredia, de allí seguirá hacia Alajuela, pasará por Carrizal, Zarcero y llegará hasta San Ramón. Recorrerá Cambronero y transitará por la ruta uno hasta llegar a Monteverde, Puntarenas en horas de la tarde.

El segundo día la intención es salir de Monteverde y correr 56 kilómetros, atravesando la montaña para llegar hasta Cañas, Guanacaste. Ese jueves 17 de diciembre tiene programado hacer el recorrido en ocho horas debido a la altimetría de la zona.

Para el viernes 18 de diciembre, la idea es salir de Cañas en bicicleta rumbo a Playa Negra; llegar a Santa Cruz y bordear Marbella, San Juanillo y Nosara, pasando también por Sámara y Carrillo para terminar en Punta Islita. La intención es recorrer un total de 213 kilómetros.

Finalmente, el sábado 19 de diciembre espera hacer el recorrido final corriendo desde Punta Islita y terminando en Santa Teresa.

“No puedo tapar el sol con un dedo, sé que esta no es una distancia fácil, entonces a nivel deportivo es una meta bonita para entrenar. Pero más allá de eso, esto se ha convertido en un reto para mí por muchos temas, principalmente por despertar el interés de la gente para que vean a quienes estamos intentando ayudar.

“Yo por mi parte me voy a preparar, me estoy preparando y voy a llegar a la meta. Sé que si tengo que parar lo voy a hacer y si tengo que descansar lo voy a hacer, pero a mí lo que me importa es llegar a la meta y yo lo voy a hacer. Siempre me gusta plantearme retos y metas para demostrarme a mi mismo que sí puedo”, afirma.

A lo largo del camino, Robles estará acompañado de un vehículo de asistencia. En caso de que ocurra algún inconveniente junto a él irá Francisco Montoya, terapista que le ayudará ante un eventual problema muscular.

También llevarán la alimentación necesaria para el recorrido que incluye frutas y comidas preparadas como sándwich y pastas frías.

Los lugares en los que descansará entre jornada y jornada se los costeará él mismo, sin embargo, afirma que si alguna persona quiere acompañarlo en alguna etapa y hacer el recorrido junto a él, estará agradecido.

Luz de esperanza

Recuperando Terreno es un proyecto que tiene por objetivo la apropiación de espacios públicos a través del arte, la cultura y el deporte en Pavas.

Sin embargo, con la llegada de la pandemia sus responsables debieron replantearse sus funciones, ya que no podían seguir desarrollando actividades en las que usualmente participaban varios vecinos de la comunidad.

Por ello, pensaron en llevar diarios hasta las familias más necesitadas del distrito josefino, por medio de la campaña Lejos pero cerca.

“Usualmente nuestros proyectos no tienen mucho que ver con dar comida, pero la lógica de la pandemia nos llevó a crear una campaña que mensualmente ha estado dando diarios a las familias más afectadas de la zona”, afirma la trabajadora social de la fundación, Angie Solórzano.

Sin embargo, la labor ha sido muy complicada hasta ahora, principalmente porque muchas empresas e instituciones han sufrido los embates de la pandemia y es difícil conseguir donativos.

La trabajadora social explica que la intención es que las familias “no tengan que recurrir a otras prácticas” para obtener dinero para pagar sus alimentos.

“Sabemos que ahorita la situación que está pasando el país con la pandemia pandemia ha puesto en vulnerabilidad a las familias y ya no es sólo que no pueden practicar deporte sino que no tienen que comer. Sabemos que es algo que no va a eliminar esa necesidad, pero va a ser un incentivo para que sigan buscando empleo o sobrellevar algunos de los gastos porque muchos familias están con recortes en la jornada laboral e ingresos reducidos”, agrega.

Solórzano añade que pese a las dificultades para conseguir 120 diarios mensuales, hasta ahora lo han logrado y esperan poder seguir ayudando por mucho tiempo más.

Además, comenta que durante estos meses la fundación ha estado impulsando actividades culturales por medio de redes sociales, para mantener a la comunidad motivada.

“No todas las personas pueden acceder a las redes sociales, entonces hemos perdido un poco el contacto con algunos de ellos, pero la gente está anuente a que cuando se regrese podamos volver a hacer todas las actividades”, detalla.

La forma de colaborar con la causa de Robles, es precisamente por medio de Recuperando Terreno, fundación a la que las personas interesadas pueden escribir en redes sociales o llamar para hacer sus donativos.

También, si durante el recorrido del deportista alguna persona se acerca para donar algún alimento para la fundación, él lo recibirá. Se trata de ayudar, tanto como se pueda.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.