8 marzo, 2006

La carrera en Europa del juvenil tico Yherland McDonald Porras sufre su primer frenazo, debido a una lesión de rodilla en la pierna izquierda, su arma clave en el futbol.

Todavía es incierta la dolencia que lo persigue, pues no ha sido determinada por su club noruego, el Fredrikstad, por lo que mañana será sometido a una operación para explorar la zona dañada y ratificar si es un problema de meniscos.

"Los doctores no están muy conscientes de la lesión. Me van a abrir la rodilla y con una cámara van a definir o descartar qué es lo que tengo. Y, en ese momento, me harán la operación que sea necesaria", explicó el jugador de 19 años, desde el puerto de Fredrikstad.

McDonald comentó que, en enero pasado, un especialista en Costa Rica le revisó la rodilla y no le encontró nada anómalo. Una vez que regresó a Noruega se lesionó durante el primer entrenamiento.

La recuperación con fisioterapia e hidroterapia no funcionó y fue cancelada esta semana para someterse a la cirugía. "A la hora de estirar la rodilla es cuando me duele más. Es algo extraño relacionado con los tendones de la patela (rótula) o en los meniscos", comentó.

Su visita al quirófano lo alejará tres semanas del futbol. La noticia no le cayó bien porque debe posponer para otra fecha la prueba que realizaría en el Ado den Haag, club de la primera división de Holanda.

Igualmente, en su segunda de cinco campañas con el Fredrikstad junto a su compatriota, el volante José Garro, se perderá el comienzo del campeonato nórdico, que será de local el 9 de abril ante el Brann.

Poca acción. Pese a su lesión, Yherland ya disputó cuatro juegos de pretemporada, de los cuales tres fueron de cambio y uno como titular. "Por mucho, lo que he jugado es un partido completo", expresó.

A fines de enero viajó a España con el club y obtuvo el torneo de Benidorm. Según recordó, jugó los tres partidos, incluida la final ante el Shakthar Donetsk de Ucrania. "Hice puntos con el técnico, porque en la final hice el gol del triunfo".

El lunes pasado intentó entrenarse otra vez. "Me fue fatal. Me salí del entrenamiento y de una vez los doctores me dijeron que lo mejor era operarme", describió el mundialista Sub-17 en Finlandia 2003.

Según afirmó, las expectativas del club hacia él son grandes. "Todos dicen que este será mi año, pero, por lo de la lesión no he podido demostrar nada. Estoy seguro que después de la operación volveré a entrenar fuerte para cumplirles lo mejor que pueda", concluyó.