Por: David Goldberg J. 21 junio, 2014

Recife. Tras el partido ante Italia, la alegría que se sentía en el bando de Costa Rica se opacó un poco con la decisión que tomaron los personeros de la FIFA de solicitar a siete futbolistas costarricenses para pruebas de dopaje.

El hecho, poco común por el número de convocados para un país, se regó como pólvora en los pasillos del estadio Arena Pernambuco, donde dirigentes y futbolistas se mostraron muy sorprendidos.

“No sé, la verdad, me sorprende, nosotros siete jugadores y ellos dos. Se me hace raro que no sean justos. Vamos a hablar con la FIFA”, expresó Eduardo Li, presidente de la Federación Costarricense de Fútbol.

Ureña (izq.), quien escapa a la marca de Giorgio Chiellini (3) y Lorenzo Insigne, fue uno de los llamados ayer a pruebas de dopaje. | CARLOS BORBÓN
Ureña (izq.), quien escapa a la marca de Giorgio Chiellini (3) y Lorenzo Insigne, fue uno de los llamados ayer a pruebas de dopaje. | CARLOS BORBÓN

Los futbolistas que ingresaron al control de doping fueron Marcos Ureña, Christian Bolaños, Michael Barrantes, Keylor Navas, Diego Calvo, Giancarlo González y el capitán Bryan Ruiz. En contraste, de Italia solo se llamó a dos figuras.

“No sabemos si está dentro del reglamento, pero lo vamos a investigar”, manifestó la oficina de prensa de la Federación de Fútbol.

El inusual caso de Costa Rica fue destacado ayer por varios medios electrónicos de países como Panamá, Chile y Venezuela.

Etiquetado como: