Casa Presidencial negó que jugadores y federativos tendrán privilegios a su llegada

Por: Randall Corella V. 28 agosto, 2013

El estadounidense Clint Dempsey, en marzo pasado, durante el partido que jugaron ante Costa Rica, en Denver, bajo una tormenta de nieve. | AFP
El estadounidense Clint Dempsey, en marzo pasado, durante el partido que jugaron ante Costa Rica, en Denver, bajo una tormenta de nieve. | AFP

El Gobierno de la República no dará un trato preferencial a la selección de fútbol de los Estados Unidos, según dio a conocer ayer la Casa Presidencial.

“Ni el cuerpo técnico, ni jugadores y los federativos de esa selección tendrán ningún privilegio, únicamente lo que la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol) tiene organizado cuando se recibe a cualquier delegación de cualquier país”, señaló la Casa Presidencial en un comunicado.

La presidenta Laura Chinchilla también aclaró ayer, en su perfil de Facebook, que las autoridades aeroportuarias no brindarán ningún trato especial a los seleccionados estadounidenses.

“El trato que recibirán será el mismo que los miembros de nuestra Selección recibieron en el aeropuerto de ese país. En el lenguaje diplomático, se llama reciprocidad”, publicó la mandataria.

“¡Claro que será imposible garantizar una nevada!”, bromeó.

En el comunicado de prensa se informó de que los estadounidenses no ingresarán por Base 2 ni se les facilitará su ingreso por las salas de migración.

“Ella (Chinchilla) me preguntó cómo nos trataron a nosotros en Estados Unidos, le dije que nos bajamos del avión e hicimos fila como todos los cristianos, no hubo ninguna preferencia para nuestra delegación”, explicó el presidente de la Fedefútbol, Eduardo Li.

“Se les dará el trato normal, con la seguridad que requiere una selección como la de Estados Unidos”, agregó el jerarca.

Costa Rica y Estados Unidos jugarán el 6 de setiembre, en el Estadio Nacional. Será el sétimo juego de la hexagonal hacia Brasil 2014.

Estados Unidos ganó 1-0 el primer duelo eliminatorio entre ambos, el 22 de marzo pasado, realizado en Denver bajo una tormenta de nieve que molestó a los ticos. Colaboró el periodista Gabriel Vargas.